martes, 27 de marzo de 2018

Editorial Voz Proletaria N° 114, Marzo 2018


Como hemos venido insistiendo en múltiples eventos y documentos desde hace más de una década, y sin dudas cada día la realidad confirma nuestras posiciones, la pugna entre los bloques imperialistas los lleva progresivamente a la confrontación para resolver el nuevo reparto del mundo, sometiendo a los países dependientes en su carrera hacia la violencia, como forma definitiva de solución de las contradicciones antagónicas. Los métodos “pacíficos” van siendo superados por la política de declaraciones directas y amenazas cada día más agresivas.

Como dijera el teórico de la guerra Clausewitz “la guerra es la política por otros medios”, concepto tomado en cuenta por nuestros clásicos para confirmar la relación de causalidad que establece como surge de una determinada política una forma de guerra: Si la política es de agresión imperialista la guerra será de agresión imperialista, si la política es de confrontación entre bloques imperialistas la guerra que vendrá tendrá similares condiciones, por lo tanto hoy podemos ver sin mucha dificultad que los principales bloques imperialistas se preparan para la guerra, aunque antes van a enfrentar sus fuerza en la periferia.

Latinoamérica cobra cada día más importancia como campo de lucha entre los bloques imperialistas dominantes, lo que a su vez genera la duda de las intenciones “amistosas” y de “colaboración” que las potencias imperialistas pueden tener con nuestros países. Es claro que la intención de unos y otros es apropiarse de las riquezas, explotar la fuerza de trabajo y garantizar los mercados.

Los grandes monopolios juegan papel preponderante en esta etapa de la lucha, pugnan por controlar los gobiernos e imponer su política, buscan adueñarse de las materias primas por medio de grandes empresas que reciben concesiones, o se asocian para explotar las riquezas naturales y adueñarse de grandes territorios como base estratégica de ultramar para asentar sus capitales y exportar a la metrópoli materias primas baratas y sus ganancias, en este proceso tales monopolios aprovechan la mano de obra barata de los países dependientes explotando de forma inmisericorde a los trabajadores, que además de explotados son despreciados y reprimidos con la ayuda de los gobiernos serviles para garantizar y aumentar cada día sus ganancias producto del valor generado por la fuerza de trabajo sobreexplotada de los países dependientes.

De igual forma tales monopolios, como representantes y actores determinantes de la política en las potencias imperialistas luchan por garantizar mercados para sus productos, lo cuales son colocados a precios especuladores aprovechando su condición monopólica característica de la fase imperialista del capitalismo.

Venezuela se encuentra sometida a estas situaciones y hoy podemos ratificar que se encuentra en el ojo del huracán por las apetencias de las potencias imperialistas, que además de los intereses materiales, que hemos descrito también, quieren neutralizar y someter a las fuerzas revolucionarias que desde esta tierra de luchadores se plantea mantener las esperanzas de construir una nueva sociedad, asestando un golpe a las ideas más avanzadas.

Para los revolucionarios es necesario entender que en esta etapa de la lucha juega un papel fundamental combatir contra el imperialismo en cualquiera de sus expresiones, pero sin olvidar que el enemigo principal, no solo del pueblo venezolano, sino también de la humanidad y del socialismo es el imperialismo yanqui.

Teniendo clara esa contradicción principal nos preparamos para el combate entendiendo la inminencia de la agresión imperialista, manteniendo la unidad con las bases populares que aún albergan la esperanza de una solución negociada desde la pequeña burguesía, aclarando de una forma paciente y clara que definitivamente esto seguirá avanzando hacia la política por otros medios y la vanguardia proletaria debe estar preparada para las próximas batallas por el poder.

El nivel de conciencia política antiimperialista y particularmente anti-yanqui de la población consciente de este país explica por qué se soporta con valentía la compleja situación que vivimos, por qué una gran parte nos preparamos para situaciones más complejas y mientras tanto tenemos claro nuestro papel; explicando a la población que la derecha no traería nada bueno para las mayorías populares y que aún con las críticas correspondientes, que no debemos minimizar, sino más bien hacer de la forma más abierta, denunciando las debilidades e inconsistencia del gobierno, no tenemos más opción que aprovechar los espacios para organizarnos y hacer un apoyo crítico al presidente Maduro.

Bajo esta premisa, como lo hemos expresado en un reciente comunicado, es necesario aprovechar las próximas elecciones para difundir nuestro programa, explicar nuestras tesis y organizar las más amplias capas del pueblo respaldando la candidatura de Maduro a la presidencia de la República como expresión de la unidad anti-yanqui, exigiendo a la par al gobierno la necesidad de profundizar el compromiso con la clase obrera, los campesinos y comunas que debemos avanzar en construir, sobre la base de la organización popular, la producción, toma de tierras y empresas como expresión de un verdadero poder popular revolucionario, que utilice su fuerza para organizar las bases de una nueva sociedad reprimiendo a los burgueses corruptos, acaparadores, especuladores y sus aliados que solo pueden ser derrotados con la acción coordinada de las bases del pueblo organizado sin intermediarios burócratas ni cómplices de los capitalistas que enfrentan al pueblo y frenan las luchas para beneficiar a sus amos capitalistas.

A PREPARAR LA RESISTENCIA POPULAR

Compartir:

0 Deja tus comentarios:

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".
Karl Marx

Editorial Voz Proletaria

Editorial Voz Proletaria N° 115. Julio 2018

Venezuela sigue en pie de lucha  Los voceros del imperialismo norteamericano han dejado claro la intención de seguir desarrollando a ...

Lo más leído...

Archivo de Publicaciones

Otras Voces

Inserta tu correo electrónico para recibir nuestro boletín de noticias

Voz Proletaria en Twitter

Voz Proletaria en Facebook

Síguenos en Google +