miércoles, 14 de febrero de 2018

El Movimiento Gayones ante la actual Agresión Imperialista y la Convocatoria a Elecciones Presidenciales

Los efectos de la Crisis General del Capitalismo, la recesión y la depresión económica han impactado de forma importante la economía mundial, estando ésta concatenada en todos los países, bien sea imperialistas o dependientes, los efectos son diferentes ya que los primeros tienen el control de partes importantes de la economía mundial la cual manipulan y colocan a su servicio, mientras que las segundas están subordinadas a las decisiones de las grandes potencias imperialistas con limitaciones para tomar sus propias decisiones en función del interés de sus pueblos.

A esta realidad no escapa nuestro país, que se ve afectado de forma importante con esta situación, con el agravante de la acción planificada y concertada del bloque imperialista de los Estados Unidos/Unión Europea y todos sus lacayos de la región y el mundo, además de debilidades internas y sabotajes ejecutados por enemigos incrustados dentro del Estado, el gobierno y de las propias fuerzas revolucionarias, que han atentado contra los intereses populares y que de forma tímida se vienen descubriendo, como ejemplo, los casos de la anterior Fiscal General de la República, ex ministros y otros altos funcionarios que hoy están investigados como jefes de grandes redes de corrupción, que seguramente seguirán saliendo en la medida que los recursos no alcancen para mantener nidos de corrupción y despilfarro.

El sabotaje de la producción, el bloqueo internacional y el boicot económico promovido por Estados Unidos que se expresa de muchas formas, incluyen la fuga de mercancías de todo tipo a los países vecinos, incluso la moneda, que se realizan en el exterior y particularmente en países vecinos generando contrabando de extracción, fuga de capitales y fuga de fuerza de trabajo, lo que impacta de forma directa la economía y las condiciones de vida de la población.

Entendemos que múltiples enemigos acechan a nuestro pueblo y amenazan con una catástrofe de grandes dimensiones para llevarnos a la desesperanza, a la desintegración social y facilitar la entrega de las riquezas a las potencias imperialistas, ante lo cual los revolucionarios no podemos confundirnos, debemos tener claro quién es el enemigo principal, cuáles pueden ser los aliados, las fuerzas auxiliares y de reserva en un escenario de resistencia donde hay que promover la unidad y organización de las fuerzas populares para la lucha, sin obviar las contradicciones internas, pero colocándolas en su justa dimensión.

En este escenario de gran complejidad nuestra organización no tiene dudas, el enemigo principal es el imperialismo estadounidense y sus lacayos, las fuerzas pro-yanquis que le sirven de soporte, entendiendo además de esto, que existen enemigos menores, secundarios que deben ser enfrentados en un orden de lucha que no permite errores sin caer en las redes de la política de la derecha.

Ciertamente la situación de Venezuela es compleja, como son complejas las realidades de todo país que se aproxima a la ruptura definitiva con una realidad, independientemente que el resultado pueda ser el avance revolucionario o la ofensiva de la derecha, que está determinado por la acción de las clases más avanzadas de la sociedad y los luchadores más consecuentes. Es en estos momentos cuando se mide la verdadera cualidad revolucionaria de las clases y sus organizaciones, cuando los programas se someten a prueba y los dirigentes pueden llegar a expresar toda su potencialidad en los análisis y acciones que pueden llevar al triunfo popular revolucionario.

Nuestros análisis concluyen que el imperialismo estadounidense sigue siendo el enemigo principal, no solo como una definición abstracta sino como realidad concreta ya que sus voceros directos e indirectos se han pronunciado claramente a favor de acciones hostiles contra el pueblo de Venezuela, sin ninguna duda cada ataque mediático o real, económico, social o político tiene un impacto sobre la población en general, no solo contra el gobierno, por eso consideramos que como revolucionaros tenemos la obligación de rechazar la injerencia externa y las debilidades en golpear de forma contundente a los monopolios explotadores, acaparadores, corruptos y saboteadores, porque esta falta de firmeza alimenta las acciones de los enemigos.

Aplicando el método Marxista Leninista, las experiencias históricas mundiales y el desarrollo de la lucha en nuestro país nos orientamos y encauzamos a las fuerzas populares hacia posiciones combativas sin estimular la ambigüedad o generar dudas sobre nuestro destino de enfrentar las fuerzas reaccionarias con valentía en una realidad que ya implica sacrificios, para lo cual debemos prepararnos entendiendo que Venezuela como país dependiente debe luchar por el logro de su soberanía sin permitir la injerencia extranjera.

Los trabajadores y el pueblo, así como las organizaciones combativas tenemos la claridad que solo con el esfuerzo de los verdaderos productores: La clase obrera y campesinos podemos superar las grandes dificultades, para esto se requiere un Estado que supere el capitalista y lleve a los trabajadores al poder, construyendo el Estado Obrero, Campesino y Comunal como forma de dejar atrás las nefastas prácticas contrarrevolucionarias y reformistas.

En esta etapa crucial del largo proceso revolucionario venezolano, la clase obrera, los campesinos y el pueblo, en general los oprimidos, no podemos dejar pasar el momento para dar un paso adelante y mostrar claridad de objetivos, por eso consideramos que vista la realidad internacional y regional, las complejas situaciones internas requieren mantener la unidad de acción con quienes, de una u otra forma, se disponen a resistir ante nuestro enemigo común y están ganados a aunar esfuerzos con los marxistas leninistas y el pueblo.

Reafirmamos nuestro compromiso de lucha con el proletariado, con las fuerzas populares y de izquierda que en lugar de fragmentar y dividir las fuerzas se ganan para construir la unidad popular revolucionaria antiimperialista, para unir esfuerzos y preparar las condiciones de la resistencia y avance popular, por tal razón llamamos a nuestros miembros y amigos a respaldar la propuesta candidatural de Nicolás Maduro como Presidente de la República, entendida como un paso más en la compleja lucha por el derecho a la autodeterminación de los pueblos, donde los revolucionarios proletarios luchamos por la construcción del socialismo con su particular desarrollo dialéctico.

Aprovechemos las condiciones para consolidar la organización popular y asumamos este momento estelar de la historia de Venezuela como una posibilidad concreta de consolidar espacios populares y avanzar hacia la construcción de una firme, templada y disciplinada Voz Proletaria.

POR EL ESTADO OBRERO, CAMPESINO Y COMUNAL
Compartir:

0 Deja tus comentarios:

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".
Karl Marx

Editorial Voz Proletaria

Editorial Voz Proletaria N° 115. Julio 2018

Venezuela sigue en pie de lucha  Los voceros del imperialismo norteamericano han dejado claro la intención de seguir desarrollando a ...

Lo más leído...

Archivo de Publicaciones

Otras Voces

Inserta tu correo electrónico para recibir nuestro boletín de noticias

Voz Proletaria en Twitter

Voz Proletaria en Facebook

Síguenos en Google +