¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

jueves, 7 de septiembre de 2017

Editorial Voz Proletaria N° 110. Agosto-Septiembre 2017


Después de una prolongada ofensiva de la derecha interna y externa que lleva varios años y se profundiza cada vez más, el gobierno ha demostrado una importante capacidad de maniobra política al lograr frenar la acción de los lacayos del bloque imperialista Estadounidense – Europeo en esta última coyuntura, parando su ofensiva, golpeando a una parte y neutralizando a la otra a través de la negociación. Poniendo a la defensiva a las fuerzas de la reacción más extrema, arrinconándolas aunque sin sobrepasar los límites de la democracia burguesa con su sacrosanta propiedad privada y su parlamentarismo de carácter burgués.

La derecha pro yanqui demostró durante algunos meses cual es su verdadero programa de gobierno, no hicieron falta remitidos ni manifiestos, fue suficiente vivir algunos meses bajo su régimen de terror para entender claramente que harían de alcanzar el poder: Toque de queda permanente violando a las familias el derecho a salir de sus casas, amenazas de quemar a las personas o sus bienes, aplicando incluso la pena de muerte sin juicio ni derecho a la defensa, cierre arbitrario de calles y urbanizaciones, alianza con el bandidaje más descompuesto, saqueos y robos, señalamiento y persecución a quien no comparta sus métodos fascistas y burlas contra cualquiera que sea visto como diferente a ellos, destrucción de bienes públicos, desabastecimiento para aumentar precios, dispersión de basura por las calles, cierre de universidades y todo tipo de centro educativo desde preescolar a universidades, públicas y privadas: Este fue el programa de “Salvación Nacional” que la oposición demostró durante su ofensiva.

Como respuesta a esa ofensiva violenta, el movimiento popular, particularmente los “colectivos”, estigmatizados y satanizados por la derecha por el origen de clase, proletario y popular, estuvimos en la calle tratando de organizar al pueblo contra esa locura fascista, defendiendo los CDI, ambulatorios, mercados populares y centros de abastecimiento, abriendo las calles para tratar de que las comunidades retomaran la normalidad, mientras un grupo de mercenarios proyanquis trataban de destruir los servicios públicos como forma de demostrar su “capacidad” política y el gobierno llamaba a la paz, el amor y el diálogo a la derecha fascista.

El llamado a una Asamblea Nacional Constituyente en medio de aquella vorágine destructiva parecía algo descabellado, pero ciertamente rompió la dinámica violenta e hizo que millones de personas cansadas del acoso de la derecha se movilizaran para buscar una solución al desorden generado por la MUD, demostrando el nivel de desgaste de la derecha que fue aprovechado por el proceso bolivariano para reanimarse y salir del reflujo.

Una inmensa cantidad de personas salió a votar por los cientos de candidatos a la ANC, que se estructuró de una forma diferente a lo tradicional en la democracia burguesa donde los candidatos representan a organizaciones con fines electorales o a sí mismos, en este ensayo con aspecto democrático-popular los candidatos representaban sectores sociales, tampoco se partió de la supuesta igualdad ante la ley, sino que se valoró esa desigualdad colocando candidaturas por sectores, donde unos tenían más candidatos que otros, por ejemplo los trabajadores 79, y los empresarios 5, valorando su verdadera importancia para la producción.

Al frenar a la derecha más violenta que secuestró la vida diaria de todo un país poniéndolo a las puertas de la guerra civil, el gobierno de Maduro se anotó un triunfo, concitando la solidaridad de la izquierda revolucionaria, que fue tildada de estalinista y autoritaria por un sector de profunda influencia trotskista que se encargó de llamar a “despolarizar” y defender las “libertades democráticas” colocándose del lado de la derecha, aunque pretendían estar más allá del bien y del mal con su típica postura de “intelectualidad” aséptica.

Tal debate expresó de manera pública las diferencias entre la izquierda y dejó traslucir la diferencia entre los proyectos que levantan las diversas organizaciones a nivel local, regional y mundial en momentos que el Sr. Trump esgrimía amenazas contra el pueblo de Venezuela por convocar a una Asamblea Constituyente, lo que provocó un rechazo de la izquierda consecuente y respuestas de solidaridad internacional de quien entendió que detrás de esta ofensiva se encontraban las amenazas del bloque imperialista estadounidense – europeo como enemigo principal de los explotados y oprimidos del mundo.

Si bien es cierto que fue frenada temporalmente la ofensiva de la derecha, que el movimiento popular fue atraído por la propuesta de una ANC, saliendo el gobierno fortalecido de una contienda que amenazaba su continuidad, en lo económico sigue quedando el gran déficit, que requiere soluciones definitivas o habrán en breve plazo fuertes respuestas populares de rechazo de descontento.

En el tema económico está la gran deuda, las mayorías populares y las organizaciones requerimos respuesta inmediata. Es urgente solventar problemas graves que se traducen en dificultades cotidianas para el acceso a alimentos, artículos de uso doméstico y todo tipo de mercancías, incluyendo el dinero, que también es acaparado por los burgueses, dueños de empresas y banqueros mientras las mayorías populares no conseguimos ni para las mínimas necesidades cotidianas ya que nos han hecho un “secuestro financiero” de nuestro salario.

Ante tal panorama el Movimiento Gayones expone al país una serie de medidas que deberían implementarse de forma urgente para ir dando respuesta, con una perspectiva revolucionaria, proletaria, democrática y popular desde las posiciones del socialismo científico a las situaciones existentes, e incluso prepararnos para las que se generarán en el futuro por la amenaza y las acciones que ha iniciado contra nuestro pueblo el bloque imperialista estadounidense – europeo y sus aliados.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".