¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

sábado, 29 de octubre de 2016

Combatiendo el oscurantismo: Pederastia: abuso infantil de curas católicos

➤ Los casos se extienden a todo el mundo. En todas partes donde hay curas, hay abusos
sexuales contra menores



Caracas, octubre 2016. Voz Proletaria.- La existencia de la Iglesia Católica Apostólica y Romana (ICAR) se puede catalogar como la existencia de la impunidad del abuso sexual de sus miembros contra menores.

En todo el mundo ha habido denuncias de violaciones por parte de sacerdotes contra niños y niñas, pero también existe una política desde la “Santa Sede” para proteger y ocultar a los violadores. Numerosos son los casos donde el violador descubierto es trasladado a lugares remotos y allí sigue cometiendo sus fechorías.

Pepe Rodríguez, en su libro “Pederastia en la Iglesia Católica” analiza y denuncia, con solidez y dureza, la realidad, causas y efectos de la pederastia clerical, se cuantifica su dimensión, y se muestra que la cúpula de la Iglesia, incluido el Papa, mantiene una legislación canónica que obliga a encubrir y perdonar los delitos del clero.

El autor afirma: “"El problema fundamental no reside tanto en que haya sacerdotes que abusen sexualmente de menores, sino en que el Código de Derecho Canónico vigente, así como todas las instrucciones del Papa y de la curia del Vaticano, obligan a encubrir esos delitos y a proteger al clero delincuente. En consecuencia, los cardenales, obispos y el propio gobierno vaticano practican con plena conciencia el más vergonzoso de los delitos: el encubrimiento”.

En nuestro país también existen casos de conductas sexuales de sacerdotes, que son contrarias a lo que, según sus planteamientos, dicta la ICAR. 

La condena por parte de la jerarquía católica, cuando más, ha sido tachar el abuso sexual a menores por parte de sacerdotes como “pecado”. Los pecados, como sabemos se borran con una simple conversación del violador con dios (o sea, consigo mismo) y un arrepentimiento hipócrita.

Debemos tener claro que no se trata de pecados, se trata de delitos, condenados por las todos los ordenamientos jurídicos del mundo, así como también es parte del delito aquel que de alguna manera busca encubrir un el crimen.

Usar como objeto sexual a un menor, ya sea mediante la violencia, el engaño, la astucia o la seducción, supone, ante todo y por encima de cualquier otra opinión, un delito. La ICAR lleva perpetrando y encubriendo los abusos sexuales contra menores durante siglos, podríamos decir por más de un milenio y medio.

Según estudios criminalísticos, 8 de cada 10 sacerdotes ha cometido algún delito sexual. Algunos de los personajes más resonados se les cuentan más de 40 niños abusados en distintos lugares por donde pasaban.

La próxima vez que quiera enviar sus hijos a la Iglesia, mejor piénselo dos veces. Su cura local puede tener un prontuario oculto.

Extraído del Voz Proletaria Nro 106

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".