¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 9 de marzo de 2016

Gobierno democrático de Maduro está siendo atacado desde todos los frentes

Solamente resta la acción militar o armada, la cual está incluida en los planes de la burguesía pro-occidental


Caracas, marzo 2016. Voz Proletaria.- Muy pocos gobierno en la historia de América Latina han recibido tanto apoyo popular por parte de la población como el gobierno bolivariano de Venezuela. Al mismo tiempo, se puede asegurar que muy pocos han sido tan atacados de manera tan belicosa y extremista por los sectores conservadores de la burguesía pro-occidental.

Desde la llegada de Hugo Chávez al poder, los venezolanos han presenciado por un lado un gobierno pacifista con profunda vocación democrática y por el otro, sectores políticos de derechas con agendas desproporcionadamente violentas, quienes han patrocinado y ejecutado golpes de Estado, paros, sabotajes, actos terroristas masivos (guarimbas) actos terroristas individuales (carros bombas, secuestros, tortura y asesinato de líderes políticos del gobierno), masacre de civiles, llamados al sicariato, magnicidio, en fin, llegando en muchos casos a las fronteras del fascismo.

A esto le podemos sumar los ataques desde el exterior, las condiciones económicas internacionales como la crisis general del capitalismo y problemas naturales como los embates de "El Niño". No podemos dejar de nombrar otro aspecto que ha contribuido a agravar la crisis: los errores del gobierno, la corrupción, la indolencia, el despilfarro, la burocracia y los pactos con sectores ultra explotadores de la burguesía; el surgimiento de una casta de nuevos ricos denominados comunmente como "boliburgueses" que es la nueva burguesía que surge al calor de la entrega del país al bloque imperialista oriental Sino-Ruso.

¿Las masas en el limbo?

Estos factores han contribuido a que las masas entren en un estado de desorientación. Los sectores que ayer votaban por el gobierno democrático y luego votaron por los verdugos de la ultraderecha, ahora se sienten traicionados por ambos bandos. Esto se podría convertir en un clima muy peligroso que sería el caldo de cultivo para la aparición del fascismo.

La lucha entre estas dos facciones de la burguesía dependiente venezolana, la burguesía pro-occidental, es decir, del bloque Estados Unidos-Unión Europea (oposición) y la burguesía pro-oriental, es decir, del bloque China-Rusia (gobierno), están empujando a sectores trabajadores a organizarse de manera independiente, al margen de ambos contendientes para avanzar en lo que denominan un Estado de nuevo tipo: el Estado Obrero, comunal y campesino que sustituya al Estado burgués al que consideran como culpable de las inevitables desviaciones dentro del gobierno.

Mientras tanto...

Al tiempo que se desarrolla toda esta coyuntura, los agentes derechistas de la burguesía arremeten con furia para lograr su objetivo, que no es otro que apoderarse totalmente del poder e instaurar un Estado de terror contra todos quienes de alguna manera apoyan al actual gobierno. Para esto se apoyan directamente en el auspicio del gobierno de Estados Unidos y todos los medios masivos de comunicación controlados por el capital internacional para gestar una campaña contra el gobierno democrático bolivariano.

Es así como hemos llegado en los últimos días a la llamada "hoja de ruta 2016", que no es más que una reedición del golpe de Estado del 2002, que estará acompañada de marchas y manifestaciones violentas, actos terroristas y auto-atentados que se carguen al gobierno para justificar sus planes de derrocamiento. Esta denominada "hoja de ruta" consta de las acciones "legales" que según ellos están amparadas en la Constitución y que servirían para invocar la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA), en caso de que el gobierno no acepte su derrocamiento.

La desición de la OEA probablemente sea en favor de los golpistas, ya que hace pocos días el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama ratificó el descomedido documento que califica a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de la primera potencia militar del planeta.

Las condiciones se caldean y podríamos entrar en el plazo de los siguientes dos meses en una aguda lucha de clases que desembocaría en un gobierno de ultraderecha que adentraría al país en una nueva época de persecuciones y terrorismo de Estado contra los sectores populares.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".