¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

domingo, 21 de febrero de 2016

Editorial: La lucha revolucionaria por el socialismo o la conciliación con el enemigo de clase

Acelerar la acumulación de fuerzas, crecernos ante las dificultades, activando la formación, la lectura y la organización en las comunidades, con la clase obrera y los campesinos, crear propuestas micro y medianas de producción urbana y rural


Caracas, febrero 2016. Voz Proletaria.- Numerosos rumores corren acerca del futuro inmediato en nuestro país. La destitución por medio de mecanismos de enmienda constitucional, el golpe de Estado directo o una posible renuncia pactada del presidente de la República son los más repetitivos. Debemos tener en cuenta, que dada la actitud de la derecha, cualquiera de estos escenarios tiene cierto grado de probabilidad, y con base en ello, centrar nuestro análisis en las acciones a tomar por los revolucionarios de Venezuela ante cualquiera de esos tres escenarios que hacen sombra en el actual momento político. 

Tomamos la palabra correcta de numerosas organizaciones, principalmente las que convergen en el Frente Popular UPRA, quienes señalan que el Estado venezolano es un Estado burgués, es decir, que es una maquinaria para proteger los negocios de la burguesía ante la crisis económica o cualquier otra eventualidad que los pueda amenazar así sea en lo más mínimo, como por ejemplo, un incómodo gobierno de izquierda.

En Venezuela, la burguesía se enfrenta a esas dos amenazas. La crisis y un gobierno democrático que es incómodo a sus intereses de poder. Ante eso, el gobierno se ve obligado por los distintos mecanismos del Estado, a dejar a un lado algunos rasgos de izquierda para aplicar medidas que salvaguarden los intereses de las clases dominantes, medidas que a la postre, terminaremos pagando de nuestros cortos salarios los trabajadores. 

El aumento de la gasolina trae consigo el consecuente aumento generalizado de todas las mercancías y servicios que de alguna manera están vinculados a ella (sobre todo transporte y productos de primera necesidad). 

Las consecuencias de esto serán un recrudecimiento de la actual crisis, la cual será sin dudas capitalizada por la burguesía para tratar de entregar de una vez nuestra nación al neoliberalismo del imperialismo del bloque Estados Unidos – Unión Europea (FMI y BM). Los partidos de la MUD han estado hablando de una enmienda para recortar el período presidencial a cuatro años y convocar elecciones. Pero también, los sectores más extremistas están haciendo el llamado a guarimbas para dar el golpe de gracia al ejecutivo. Lo que está claro es que este año se la jugarán. 

Por su parte, el gobierno, con todas sus limitaciones políticas e ideológicas hace movimientos desesperados de fichas, crea instituciones, elimina otras, continúa con el carrusel ministerial, todo en el marco de la legalidad burguesa, al tiempo que las masas siguen al margen aun sin abrazar a la derecha y con ciertas esperanzas en que lleguen las medidas revolucionarias que no terminan de llegar y dudamos que lleguen por parte del gobierno bolivairano. De allí los rumores de una posible renuncia pactada de Maduro, presionado por factores conciliadores, militares y civiles del PSUV. 

Los revolucionarios debemos seguir en posición de espera activa. Acelerar la acumulación de fuerzas, crecernos ante las dificultades, activando la formación, la lectura y la organización en las comunidades, con la clase obrera y los campesinos, crear propuestas micro y medianas de producción urbana y rural, dejar atrás las diferencias y sumar voluntades para el trabajo común, la unidad popular de la izquierda. Hacemos el llamado a sumarnos y fortalecer la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista (UPRA) como espacio común de unidad para la lucha contra la burguesía y el imperialismo. Materializar la unidad de acción y la conformación de los Consejos del Poder Popular parroquial, municipal, estadal y nacional teniendo como base las comunas, que serán a la postre, los cimientos del Estado de nuevo tipo que debe sustituir al viejo y explotador Estado burgués que aún tenemos. 

La sustitución del Estado burgués por el Estado de nuevo tipo, revolucionario y verdaderamente popular, será la diferencia entre quedarnos en el bipartidismo, imbuidos por las ideas conciliadores de la socialdemocracia reformista o avanzar hacia el socialismo científico con la clase obrera y campesina en el poder. 

En lo inmediato, debemos continuar con el apoyo a Maduro, pero teniendo cada vez más claro que dentro del gobierno hay dos tendencias: la conciliadora y la de izquierda. La primera lucha por abrirse paso e instaurar el bipartidismo con la MUD y la segunda lucha desesperadamente (pareciera que sin brújula) por mantener los logros conquistados por el proceso bolivariano y defenderse de la embestida. Cualquier agresión reaccionaria de la derecha que pretenda apoderarse del gobierno debe recibir una respuesta en defensa de todo lo que sea revolucionario y democrático, en este caso en defensa y alianza táctica con las posiciones avanzadas del gobierno de Nicolás Maduro pero sin dejar a un lado los objetivos centrales del proletariado.

Redacción Voz Proletaria.
Caracas - Venezuela.
Editorial N° 98. Febrero de 2016.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".