¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 28 de octubre de 2015

La Gran Revolución de Octubre de 1917

La revolución de octubre fue un fenómeno objetivo; estalló en un ambiente de extrema agudización de las contradicciones del imperialismo mundial
Autor: Nadia Mora.

Bolcheviques tomaron el poder en octubre de 1917
Caracas, octubre 2015. Voz Proletaria.- La gran revolución socialista de octubre sin duda alguna se enmarca en la historia como un gran acontecimiento de transcendencia nacional e internacional en el siglo XX, en la que por primera vez el gobierno de un país lo ejercían quienes producen la riqueza social, los proletarios en alianza con el campesinado pobre, lo que la convertía en un gran referente para los obreros, campesinos y los pueblos del mundo, sumidos en la gran explotación, la miseria y la precariedad producto de la guerra imperialista. 

La revolución proletaria de 1917, estremeció los cimientos del Capitalismo y el Imperialismo, con ella comienza la mayor transformación social de la historia, que cambió la fisionomía de todo el planeta. A diferencia de las otras revoluciones, esta entrego el poder a la clase obrera a los campesinos pobres y al pueblo organizado. Lo que llenaba de pánico a las clases dominantes de los países imperialistas, por la influencia que esta comienza a tener, por la permeabilidad de las ideas del socialismo y el comunismo en el movimiento obrero mundial. 

La revolución de octubre fue un fenómeno objetivo; estalló en un ambiente de extrema agudización de las contradicciones del imperialismo mundial, que habían provocado la primera guerra mundial años antes en 1914. Rusia resulto ser el eslabón más débil de la cadena de opresión imperialista, el foco de todas sus lacras: económicas, sociales, políticas, ideológicas y nacionales. 

Las contradicciones allí alcanzaron el mayor grado de tensión. Los campesinos exigían la tierra, los obreros cambiar su situación económica, acabar con la propiedad privada sobre los medios de producción; ambos exigían cesar la guerra. Los terratenientes y la burguesía no eran capaces de resolver la situación nacional. Todos estos hechos dieron lugar a una situación revolucionaria en el país. 

Esta situación era el reflejo de las condiciones en el exterior e interior: 

La situación exterior: marcada por tres circunstancias fundamentales. 

Primera circunstancia: La revolución de octubre comenzó durante un periodo de lucha encarnizada entre los dos principales grupos imperialistas, el anglo-francés y el austro-alemán, cuando estos dos grupos se encontraban en una lucha entre choques internos que se producían en campo imperialista. 

Segunda circunstancia: Las masas extenuadas por la guerra y ansiosas de paz se vieron llevadas por la lógica misma de los hechos a la revolución proletaria como único medio de salir de la guerra, esta circunstancia planteo la necesidad de poner en manos de la revolución un potente instrumento de paz, facilitando la posibilidad de hacer coincidir la revolución con la terminación de la guerra, y con ello ganar la simpatía de la clase obrera en occidente y de los pueblos oprimidos en oriente. 

Tercera circunstancia: El poderoso movimiento obrero en Europa y el hecho de haber madurado, en occidente y en oriente, la crisis revolucionaria, originada por la prolongación de la guerra imperialista. Circunstancia que tuvo para la revolución en Rusia una importancia inapreciable, pues aseguro fuera de Rusia aliados leales en su lucha contra el imperialismo mundial. 

La Situación al interior del país 

Una serie de condiciones en el interior determinaban el rumbo a la revolución de octubre 

Primero: Contaba con el apoyo más activo de la inmensa mayoría de la clase obrera de Rusia, y que además contaban con una portentoso instrumento de lucha el partido comunista. 

Segundo: Contaba con el apoyo de las grandes masas de los campesinos pobres y de los soldados, ansiosos de paz y de tierra. Sin embargo, es preciso reflejar que el hecho de contar con la inmensa mayoría de los obreros, de los campesinos pobres y de los soldados, no fue una condición que se logró de la noche a la mañana, las condiciones objetivas y subjetivas para ello, fueron madurando al calor de largas e intensas luchas enmarcadas dentro de la lucha de clase manifiestas en la lucha económica, política e ideológica. 

Todos estos elementos nos dan cuenta de una serie de hechos que se acumulaban generando una crisis general en la Rusia de los zares, tal y como lo planteara Lenin, “la revolución de octubre fue preparada por todo el desarrollo de Rusia en la época del imperialismo." 

Lenin dejo sentado que Rusia era el eslabón más débil del sistema mundial del imperialismo. En la Rusia pre-revolucionaria dábanse una serie de contradicciones económicas y políticas cuya agudización condicionaba el carácter inevitable de la revolución proletaria. 

La revolución socialista de octubre fue entonces el resultado de profundas condiciones objetivas. Pero las condiciones objetivas por si solas, no eran suficientes para el triunfo de la revolución, también era determinante el factor subjetivo, la organización del movimiento revolucionario. Aquí fue fundamental el papel que jugo en la dirección de las masas oprimidas y explotadas el partido de la vanguardia proletaria, el partido comunista, el partido de nuevo tipo creado por el gran Lenin. El partido comunista, apoyándose inquebrantablemente en la teoría del Marxismo, poniendo en práctica las ideas programáticas y tácticas de Lenin, aseguró la certera dirección en la lucha por la revolución. 

El partido prestó gran atención en la alianza de la clase obrera con los campesinos pobres. También hubo de dar duras peleas ideológicas contra los elementos oportunistas y reformistas dentro y fuera del partido, aquellos que negaban la importancia de la alianza obrero-campesina. Cortando así sus titubeos y vacilaciones del movimiento obrero y campesino. 

La revolución de octubre elevó al plano de la actividad consciente a millones obreros, campesinos y masas en general. Crearon una forma de organización formidable: los soviets, que surgieron como órganos de movilización revolucionaria de los obreros y campesinos y como órganos de lucha por el poder político. Convirtiéndose posteriormente en órganos de la dictadura del proletariado. 

La revolución de octubre, nos enseña que para llevar a cabo la revolución es necesario que existan una serie de condiciones, de carácter objetivo y subjetivo, así como la necesaria conducción del movimiento espontáneo de las masas por la vanguardia obrera y su instrumento de lucha el partido comunista, alumbrado y guiado por la teoría científica del marxismo-leninismo. 

La revolución socialista fue entonces, el resultado necesario, sujeto a leyes, del desarrollo del movimiento proletario en Rusia, en el periodo del imperialismo, en las condiciones de comienzo de la crisis general del sistema imperialista mundial. 

Nadia Mora 
Militante del Movimiento Gayones 
Vocera de la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista, UPRA.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".