¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

viernes, 24 de abril de 2015

Polémica en Brasil por proyecto que recorta derechos laborales

Caracas, abril 2015. Voz Proletaria.- La aprobación en la Cámara de Diputados de un proyecto que amplía la tercerización laboral a todas las actividades productivas representa hoy un retroceso para los trabajadores en Brasil, amenazados por una merma en sus derechos.

El presidente nacional de la Central Única de Trabajadores (CUT), Wagner Freitas, alertó que esta propuesta, sancionada ya por los diputados con 230 votos a favor y 203 en contra, busca acabar con la ley del trabajo, legitimar el contrato fraudulento, los bajos salarios y las pésimas condiciones laborables.

La lucha contra esta medida, que transformará a 45 millones de brasileños en trabajadores subcontratados, es la más importante tarea de la actual coyuntura política de la nación, subrayó Freitas, quien amenazó con convocar a una huelga general.

Este proyecto estuvo guardado 11 años y fue desempolvado este 2015 por un sector paladín de los empresarios.

Actualmente, las compañías y firmas solo pueden contratar mano de obra a otra entidad para realizar actividades limitadas, como de limpieza, transporte y tareas de seguridad.

El texto aprobado autoriza a entes privados a contratar servicios de terceros hasta para la actividad final, no garantiza la afiliación de los obreros tercerizados y reduce de 24 a 12 meses el tiempo con vistas a convertir a un trabajador fijo en subcontratado.

El pronunciamiento del gobierno federal contrario a esta iniciativa propició asimismo que fueran excluidas de la tercerización las empresas públicas y las sociedades de capital mixto.

Para el líder de la Central de Trabajadores y Trabajadoras (CTB), Adilson Araújo, Brasil está a las puertas de crear una nueva categoría laboral: “los prestadores de servicios”.

Según Araújo, una vez aprobada esta propuesta en el Senado, donde deberá ser discutida ahora, los asalariados serán desprovistos de derechos, tendrán una remuneración en promedio un 40 por ciento menor y serán víctimas de la elevada incidencia de enfermedades ocupacionales y de muertes, como ya se constata en la actividad tercerizada.

La discusión y sanción de esta disposición por los diputados motivó ayer y la semana pasada protestas en varias ciudades del país, con la participación de la CUT, la CTB y de movimientos sociales y populares.

Un estudio del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas revela que la subcontratación laboral creció un 50 por ciento desde 2002 hasta la actualidad, pues pasó de 8 millones a 12 millones de personas.

El ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva se pronunció en contra de esta medida y pidió en días pasados a la presidenta Dilma Rousseff impedir la sanción de esa disposición en el Legislativo, al considerar que esta opción permitirá a las empresas pasar a usar mano de obra esclava.

“No dejar aprobar esa medida constituye una cuestión de honra de la clase trabajadora brasileña”, aseveró.

Tras la sanción en la Cámara, el líder del Senado, Renan Calheiros reiteró su rechazo a la aprobación de cualquier medida que comprometa la actual legislación laboral.

Voceros de ese órgano del Congreso señalaron que Calheiros intentará dilatar lo más posible la votación de esta propuesta con miras a lograr su estancamiento.

La estrategia es desacelerar su tramitación, hacer que se analice por la mayoría de comisiones permanentes, realizar audiencias públicas para discutir este tema y apostar por su nuevo engavetamiento.

Si esta propuesta demoró 11 años para ser analizada y votada por los diputados, quien sabe cuánto tiempo estará entonces en el Senado, destacó por su parte el parlamentario Humberto Costa, del Partido de los Trabajadores.

LibreRed

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".