¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

lunes, 20 de abril de 2015

La batalla de Berlín, 70 años después

Caracas, abril 2015. Voz Proletaria.- El 20 de abril de 1945 marcaba el fin inminente de la II Guerra Mundial con el inicio de la batalla que tendría su desenlace en la definitiva captura de Berlín y la rendición de la Alemania Nazi frente al Ejército Rojo de la Unión Soviética.

Luego de sangrienta batallas, los alemanes abandonan los países ocupados en Europa del Este tras el empuje arrollador de los soviéticos. El ejército nazi de Hitler sabe que la guerra se les ha volteado y presienten un final trágico para sus aspiraciones de convertirse en la principal potencia imperialista del mundo.

Luego del inicio de la agresión contra la URSS en la "Operación Barbarroja", la superioridad científica de la economía planificada comunista, transferida de la producción industrial a la producción militar, comienza a sentirse en todo el frente. Los éxitos de los primeros meses de Hitler se van convirtiendo en estancamiento y luego en una profunda inferioridad técnica que los obliga a huir de territorio soviético después de ser derrotados en casi todos los pueblos y ciudades ocupadas.

En ese marco se dan las batallas más importantes que decidieron la II Guerra Mundial. Entre ellas destacan las batallas de Moscú, Stalingrado, Kursk, la operación Bagration, Vístula-Oder entre otras hasta llegar a Moscú. Mientras se daban estas batallas entre 1942 y 1945, los aliados (Estados Unidos e Inglaterra principalmente) permanecían al margen, guardando la esperanza de que Alemania se recuperara y derrotara a la URSS.

Sin embargo, el Ejército Rojo, liderado por Stalin era imparable. Tras la llegada a Berlín, los restos de la armada alemana, la misma que se proclamaba invencible unos años antes, eran exterminados calle por calle hasta la toma del Reichstag (símbolo del poder nazi alemán en Berlín) por parte de soldador rojos. Posteriormente el 30 de ese mismo mes, Adolf Hitler se suicidaría y sus restos calcinados fueron destruidos y desaparecidos por orden de Stalin.

Esa máquina de guerra, organizada y financiada por los monopolios imperialistas con la mayor tecnología conocida hasta ese momento, que estaba diseñada para destruir al odiado Estado obrero-campesino, era humillada y aplastada por los pueblos y por la Unión Soviética. La bandera roja comunista con la hoz y el martillo, ondeaba en el corazón del principal poder militar imperialista del siglo XX, la Alemania nazi-fascista.

Pocas semanas antes de finalizar la guerra, Estados Unidos e Inglaterra anuncian su entrada en la misma, que sería más propagandística que real, pues las batallas como el desembarco de Normandía comparadas con otras de la contienda, puede ser perfectamente calificada de una escaramuza o un tiroteo en una playa.

La victoria contra la Alemania nazi fue obra de los comunistas, especialmente del pueblo soviético y su líder José Stalin.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".