¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 29 de abril de 2015

Estudio: EE.UU. no es un país democrático

El dinero es el único sistema vigente
Caracas, abril 2015. Voz Proletaria.- El país norteamericano ya no puede considerarse una democracia, porque no toma decisiones políticas basadas en las necesidades de la mayoría de sus ciudadanos.

Un estudio realizado por la Universidad de Princeton, determinó que Estados Unidos no es un país democrático, debido a que sus gobernantes se subordinan a los intereses de una élite. 

“EE.UU. ya no puede considerarse una democracia, ya que las decisiones políticas no se toman de acuerdo con la voluntad de la mayoría de sus ciudadanos, sino únicamente para promover los intereses de la élite económica y los grupos organizados”, destaca el estudio. 

Asimismo, la investigación indica que las élites económicas y los grupos organizados que buscan sólo sus intereses, tienen una influencia substancial sobre la política de la Casa Blanca mientras los ciudadanos comunes tienen poca o ninguna. 

Los investigadores enfatizan que en caso de conflictos o confrontación política con Rusia, el Gobierno estadounidense no representaría los intereses de los norteamericanos, sino favorecería a los poderes económicos y políticos. 

Por su parte, Martin Gilens, de la Universidad de Princeton, y Benjamin Page, de la Universidad Northwestern, aseguran que las élites económicas son las que con más frecuencia ven reflejada su voluntad en las políticas de la nación que tantas veces ha sido vista como referente mundial de la democracia. 

El estudio indica además que una política propuesta con poco apoyo entre la élite estadounidense es adoptada sólo cerca del 18% de las veces, pero una con alto apoyo de las élites son adoptadas un 45%. 

Autores del estudio 

Martin Gilens, profesor de política de la Universidad de Princeton. Es investigador de opinión pública, medios de comunicación y su relación con la desigualdad y las políticas públicas. Es autor de varios libros como “La riqueza y la influencia: la desigualdad económica y el poder político en EE.UU.”, y “Por qué los estadounidenses odian el Bienestar: Raza, Medios de Comunicación y la Política frente a la Pobreza”. 

Benjamin I. Page, profesor de toma de decisiones de la Universidad Northwestern. Es investigador de opinión pública, formulación de políticas, medios de comunicación y política exterior de EE.UU. Es autor de 11 libros, entre ellos “¿Clases de guerra? Lo que los estadounidenses realmente piensan de la desigualdad económica” y “El público racional: Cincuenta años de Tendencias de la Política de Preferencias de los estadounidenses”. 

Los dos profesores llegaron a esta conclusión después de analizar las respuestas de 1.779 preguntas formuladas en encuestas realizadas entre 1981 y 2002 sobre la generación de políticas públicas. 

Las respuestas fueron segmentadas por niveles de ingresos y por la frecuencia con las que determinados grupos de ingresos y de intereses organizados vieron convertirse en ley sus propuestas. 

Gilens y Page concluyen que, aunque los estadounidenses disfrutan de muchas características centrales de la democracia, como elecciones regulares y libertad de expresión y asociación, en realidad la formulación de políticas está dominada por organizaciones empresariales de alto alcance y por un pequeño número de estadounidenses ricos. 

CONTEXTO 

La investigación fue publicad luego de que el periódico alemán Deutsche Wirtschaft Nachrichten anunciara a principios de abril que Washington está perdiendo su estatus de potencia mundial porque en los últimos tiempos no ha sido capaz de imponer sus intereses geopolíticos en varias regiones y ha tenido que retirarse. 

El diario germano sostuvo que la principal causa del descenso en el liderazgo de EE.UU. comenzó en Siria, cuando Washington no escatimó esfuerzos para derrocar al presidente legitimo, Bashar al-Asad. Al no lograrlo, Washington buscó un presunto culpable en Rusia. 

EE.UU. y sus aliados europeos han impuesto varias rondas de sanciones unilaterales contra el Kremlin, bajo el pretexto de que apoya a los combatientes independentistas en el este de Ucrania (en las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk).

TeleSur

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".