¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

lunes, 9 de febrero de 2015

El capitalismo, cifras de muerte

Caracas, febrero 2015. Voz Proletaria.- Algunos defensores del capitalismo se han encargado de lanzar acusaciones contra el comunismo, acusando a países como la Unión Soviética y otros, de genocidas y asesinos, editando miles de libros sobre las supuestas “muertes del comunismo”. Todas estas acusaciones carecen de pruebas.

De lo que sí hay pruebas es de las muertes que ha causado el capitalismo, los asesinatos en masa y el hambre que causan millones de muertes en el mundo. Presentamos una pequeña parte de todos los crímenes del capitalismo en las siguientes cifras de muerte:

1.- 1945, Estados Unidos e Inglaterra bombardean las ciudades alemanas de Dresde y Hamburgo, semanas después de la rendición del ejército alemán. La primera fue borrada del mapa y la totalidad de sus habitantes, 200.000 murieron en los bombardeos; en Hamburgo murieron 60.000 civiles.

2.- 1945, durante las negociaciones de los japoneses para su rendición ante los soviéticos, Estados Unidos lanza dos bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, así como bombardeos en ciudades desguarnecidas. En total 700.000 muertos.

3.- 1967, Estados Unidos e Inglaterra promueven la guerra de Biafra (Nigeria) 3 millones de muertos.

4.- 1946, la marina francesa bombardea la ciudad de Haifong en Vietnam, asesinando a millares de civiles. Desde ese momento hasta 1955, los franceses asesinaron 1.200.000 de vietnamitas.

5.- Entre 1946 y 1960, los británicos imponen el estado de excepción en Malasia. Más de 12.000 asesinados.

En entregas posteriores continuaremos mostrando más cifras de muerte del capitalismo y su fracasado sistema.

Extraído de Voz Proletaria Nº 95. Febrero 2015.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".