¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

viernes, 21 de noviembre de 2014

La alienación como arma del capitalismo contra los trabajadores

Caracas, noviembre 2014. Voz Proletaria, VP.- Para los marxistas, la religión es, junto con la policía y las cárceles, un arma útil para mantener a los oprimidos en su lugar. Esto lo podemos comprobar en nuestras vidas cotidianas, cuanto menor es la posibilidad de un ascenso social, más lógico es que los pobres busquen una respuesta ficticia o ilusoria del mundo. 

En lugar de la ciencia, recurren a la magia, en lugar de la investigación independiente, eligen la ortodoxia. En lugar de la historia, prefieren el mito. Y como norma, sustituyen las lealtades familiares por la honradez impersonal que requiere el mercado. 

Este sistema (Neoliberal); deja bien claro la alienación de todos los tipos a la que son sometidos nuestros pueblos. 

Carlos Marx describió la alienación de la siguiente forma: proceso mediante el cual algo material se apodera del subconsciente humano imponiéndoles formas de pensamiento, luego que este logra su objetivo, el ser humano cree en él en forma condicional, por lo cual ya no es dueño de su propio pensamiento ni es el último responsable de sus acciones. Desde este punto en adelante todas sus acciones y pensamientos van a estar sujetas o van a obedecer a su entorno, (Medios de comunicación, Iglesias). Los cuales son parte del sistema neoliberal salvaje. 

Un vivo ejemplo en la Venezuela revolucionaria, es el papel que han adoptado los medios de comunicación en la desviación de los valores inexorables del ser humano por más de 40 años, además son los principales responsables de los golpes de Estados que se han dado en nuestro país desde su nacimiento, porque ellos condicionan el carácter intersubjetivo de la población venezolana con mentiras, con el fin de que cuando lo planteado suceda ya la población tiene una corriente de opinión complaciente y acepte sus mentiras como verdades. 

Marx y Engels definieron la alienación en dos tipos. 

· La Alienación económica, es la principal de las tres alienaciones porque de ella dependen las otras. 

Aparece con el surgimiento de la propiedad privada, es un proceso donde existen dos extremos, (Explotados y Explotadores) quien trabaja no obtiene ganancia ni es dueño de su trabajo, este es el explotado, el explotador es quien no trabaja y obtiene las ganancias porque es el dueño del medio de producción, donde la mercancía cobra vida como un ser viviente, y en última instancia el trabajador no es dueño de lo que produce y termina creyendo que el patrón es indispensable para él. En cambio, en el socialismo se busca invertir esta teoría abriéndole los ojos al obrero y dándoles a entender que es el patrón que lo necesita a él. Para eliminar este tipo de alienación es necesario eliminar la propiedad privada para que el patrón no siga robando la fuerza de trabajo al obrero. 

· La Alienación Religiosa, la religión es una alienación, porque es una invención humana que consuela al hombre de los sufrimientos en este mundo, disminuyéndole su carácter revolucionario de cambiar el orden preestablecido e instándole a poner su salvación en manos de un ser supremo que está en otro mundo, con esta vaga teoría, la iglesia ha legitimado la explotación y la opresión del hombre por el hombre, 

Feurerbarch, considera que para salir de la religión, solo se debe superarla intelectualmente, pero Marx va más allá, Marx habla que para salir de la religión es necesario abolir el modelo que la ha creado, en este caso el capitalista. 

En el modelo comunista no existirá la religión, porque no existirá alienación y la religión es una forma de alienación. Es como la llamo Marx “El opio del pueblo”. 

Todos estos tipos de alienación fueron y son sistemas bien pensados en los laboratorios de guerra sucia del imperialismo norteamericano y europeo.

Extraído del Voz Proletaria Nº 94. Noviembre 2014.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".