¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

martes, 2 de septiembre de 2014

Desnutrición infantil no es un problema en Venezuela

Caracas, septiembre 2014. Voz Proletaria, VP.- Marilyn Di Luca, presidenta del Instituto Nacional de Nutrición, en rueda de prensa, precisó que gracias a las políticas impulsadas por el Gobierno Bolivariano, en Venezuela se ha logrado disminuir significativamente los índices de desnutrición en el país, acciones que son reconocidas por organismos internacionales.

“Recientemente recibimos un reconocimiento por la FAO, por avanzar en la erradicación del hambre en Venezuela, además otras organizaciones como la Organización Mundial para la Salud y la UNICEF, según las categorías han indicado que la situación alimentaria y nutricional indica que la desnutrición infantil no es un problema de salud pública, siendo efectivas las políticas para erradicar esas grandes iniquidades en el país”, sentenció.

De igual forma destacó que en los últimos años el Estado venezolano ha duplicado los esfuerzos en materia alimentaria para garantizar el comer bien de los venezolanos.

En la actualidad más de 2 millones de niños y niñas y 138 mil docentes han sido incorporados en el programa Nutriendo Conciencias en las escuelas, proyecto que adelanta la Institución.

“Este programa permite que nuestros niños vean el alimento de buena manera y se empiecen a formar sujetos críticos entorno al proceso de alimentación, que no sea la televisión y las empresas de comidas quien dirijan los programas de comida”, puntualizó Di Luca.
La funcionaria señalo que desde el año 2008 Venezuela trabaja por desarrollar una cultura alimentaria con el objetivo de erradicar el consumo de comida chatarra, gracias a este proceso se ha aumentado el consumo de cereal a nivel nacional.

RNV

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".