¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

domingo, 17 de agosto de 2014

La “justicia” venezolana y su permanente agresión contra la clase obrera

“…vuestro derecho no es más que la voluntad de vuestra clase erigida en ley”. Manifiesto comunista.

“El rico lleva la ley en su bolsa”. Juan Jacobo Rousseau.

Caracas, agosto 2014. Voz Proletaria, VP.- La economía es la base de toda sociedad, es una verdad histórica planteada por Carlos Marx y que jamás ha sido refutada. Esto quiere decir, que las relaciones económicas de cada período, determinan en última instancia la naturaleza de lo que se conoce como superestructura, es decir, a toda la institucionalidad y la vida política y espiritual de dicha sociedad. 

En nuestro país domina la burguesía, y las relaciones económicas son capitalistas, de explotación del hombre por el hombre. Esto determina que la superestructura represente los intereses de la burguesía “…las ideas dominantes de una época son las ideas de la clase dominante” decía Marx. 

El sistema judicial venezolano, como parte de la superestructura, representa los intereses de la burguesía, o sea, de grandes comerciantes, banqueros, terratenientes e industriales, bien sean públicos, bien sean privados. De lo menos que se puede hablar es de justicia e imparcialidad, cuando todos los puestos de jueces, fiscales, magistrados están reservados de manera exclusiva a personas provenientes de la burguesía. 

Como en cualquier sociedad burguesa, el sistema judicial venezolano, apela a la ficción de “nadie puede juzgarse a sí mismo”, es decir, no se puede ser juez y parte, eso es cierto en términos individuales, pero no en términos de clase. Así, tenemos el juez, (burgués por su condición económica) impartiendo “justicia” entre obreros y burgueses. La burguesía se juzga a sí misma, lo que explica que en la inmensa mayoría de los casos resulte absuelta. Sólo comparemos la condición social de los privados de libertad, qué porcentaje es pobre y cuál pertenece a los ricos. 

El otro problema que enfrenta el trabajador al entrar al tribunal es el concepto mismo de “delito” del que lo acusa: el patrón, el fiscal, el juez, etc., todos ellos burgueses y muy hostiles. 

Recordemos el manifiesto comunista, donde Marx y Engels nos dicen que cuando la burguesía nos habla de libertad, se refiere a su libertad, cuando nos habla de propiedad, se trata de su propiedad, cuando nos habla de derechos, nos habla de sus derechos, etc. Igualmente, cuando la burguesía nos habla de delito, de lo justo y lo injusto, es lo que ella considera como tales. 

En la sociedad burguesa, la noción de delito, gira en torno a la violación de la sacrosanta propiedad privada de los burgueses. El juez y el fiscal se indignan igual o más que el patrón al contemplar al “delincuente” obrero que atenta contra la propiedad burguesa al reclamar mejor salario, hacer uso del derecho a huelga, etc. Y aunque estos últimos son formalmente legales, el patrón hace uso de cualquier mecanismo para pasarles por encima con la mirada cómplice del juez y el Estado en colectivo. En términos generales, lo que beneficia a la clase obrera, perjudica a la burguesía y a sus ganancias, por tanto, cada vez que el obrero lucha, “viola los derechos” de propiedad de los burgueses y comete “delito” y el delito es castigado por la misma clase burguesa, disfrazada de jueces. 

A título ilustrativo, podemos relatar los asesinatos de campesinos por parte de sicarios contratados por terratenientes y Fedenaga; los indígenas impunemente asesinados, como el Cacique Sabino Romero y el exterminio que están sufriendo los Yukpas en Zulia. Las incontables muertes de obreros, más las amenazas y las miles de agresiones que sufren a diario sin que el Estado y sus instituciones de “justicia” muevan un solo dedo. Paralelamente, basta que un conjunto de trabajadores emprenda una acción que afecte a la burguesía para que toda la institucionalidad se encargue de ponerlos tras las rejas como a los compañeros de Alentuy en Lara, ni pensemos ya en las leyes draconianas y todo lo que se vendría encima de los trabajadores en caso que un burgués sea merecidamente ejecutado.

Extraído de Voz Proletaria nº 91.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".