¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 30 de julio de 2014

Por qué debemos llamarlo imperialismo y no imperio

Caracas, julio 2014. Voz Proletaria, VP.- Una de las formas más comunes en nuestro país para definir a las potencias capitalistas, en especial a los Estado Unidos, es con la palabra imperio. Ese término no corresponde a la realidad, puesto que los imperios eran naciones cuya principal función era la expansión geográfica y la anexión. Además, las guerras y las invasiones las hacían por motivos principalmente políticos y religiosos. 

Muy distinto a esto actúan las potencias capitalistas de nuestros días, las cuales actúan por motivos económicos. La expansión de los imperialistas pone en primer plano la economía y la expansión geográfica tiene cada vez menos relevancia. 

El imperialismo, es la fase cúspide del capitalismo, es el tope histórico de donde no puede pasar. Esta fase se define por cinco rasgos que Lenin los definía de la siguiente manera: “1) La concentración de la producción y del capital llegada hasta un grado tan elevado de desarrollo, que ha creado los monopolios , los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario con el industrial y la creación sobre la base de este capital financiero, de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capitales, a diferencia de la exportación de mercancías adquiere una importancia particularmente grande; 4) la formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo, y 5) la terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, ha empezado el reparto del mundo por los truts internacionales y ha terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes.” 

Las crisis propias de este sistema, empujan a las grandes potencias a intensificar su agresividad militar y a aumentar la intensidad de la explotación y saqueo contra los países dependientes, como por ejemplo las bestiales agresiones contra Libia, Irak, Afganistán, etc., que tenían por objetivo el saqueo de sus recursos para inyectar esas ganancias en el sistema financiero. 

Esta situación aviva el odio de los pueblos contra los imperialistas, formándose la resistencia activa de las masas que luchan por una nueva sociedad. Al imperialismo, Lenin lo llamaba la antesala a la revolución proletaria, pues deja a los pueblos ante dos alternativas: sucumbir o luchar. 

Por su parte, José Stalin señalaba tres contradicciones insuperables del imperialismo, a saber: 1) la contradicción capital-trabajo; 2) la contradicción interimperialistas entre las diversas potencias y 3) la contradicción entre un puñado de países ricos y la gran mayoría de países dependientes y pobres. 

Como referencia, recomendamos la lectura de los libros: “El imperialismo fase superior del capitalismo” de Lenin y “Fundamentos del leninismo” de Stalin.

Extraido de Voz Proletaria Nº 90.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".