¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 2 de julio de 2014

La juventud venezolana y la ley del trabajo juvenil o ley del “primer empleo productivo”

Por Corriente de Jóvenes Antifascistas y Antiimperialistas

Caracas, jul 2014. Voz Proletaria, VP.- El 5 de junio el presidente Nicolás Maduro, en un encuentro con jóvenes por el primer aniversario de la Misión Jóvenes de la Patria, anuncio al país la puesta en marcha de la discusión nacional sobre el proyecto de ley del primer empleo productivo, invitando a toda la juventud a entrar en este debate que tendría un mes de duración.

Por tratarse este, de un tema que afecta directamente a la juventud donde estamos inmersos como jóvenes combatientes por el socialismo y la invitación que hiciera el compañero presidente obrero Nicolás Maduro a todos los jóvenes del país de presentar sus propuestas, es que desde la Corriente de Jóvenes Antifascistas y Antiimperialistas (CJAA) presentamos a toda la juventud venezolana nuestros planteamientos y aportes como resultado de la mesa“Fuerza de trabajo juvenil, oportunidades, precariedad y derechos laborales”, del V Campamento Nacional de La Juventud Antifascista y Antiimperialista, llevado a cabo durante los días 6, 7 y 8 de junio de 2014 en la Ciudad Vacacional Los Caracas, estado Vargas, para su discusión y debate.

Hay que destacar que, y sin ningún ánimo de negar u ocultar los hechos históricos, esta propuesta ya había sido presentada por la derecha venezolana, representada en el Partido Primero Golpistas (Justicia), hace algunos años atrás y ha sido el planteamiento que han llevado a la juventud para poder atraerla a sus filas durante todas las campañas electorales. Y en los actuales momentos el presidente Nicolás Maduro ha planteado redimensionarla dándole un carácter productivo al hecho del empleo juvenil, veamos.

El trabajo en el sector juvenil ha sido un tema constante que los actores políticos y gobiernos, tanto de izquierda, como de derecha, han procurado siempre tomar como bandera para sus planes de gobierno, ya que comprenden el papel que representa la juventud para las fuerzas productivas de un país. Cada uno expresa y representa sus intereses particulares, tanto de clases como económicos y políticos, pero estos son ocultados ante los ojos de la juventud, con las características demagógicas que suelen tener tales propuestas, los cuales, no pueden desprenderse del modelo de producción existente como es el capitalista con su principal contradicción capital-trabajo, y la perenne lucha de clases que no podrán ocultar por más que lo deseen.

Antes que todo es importante echar un vistazo primeramente a los datos estadísticos, tanto internacionales, como nacionales en cuanto al empleo o trabajo en los jóvenes, los cuales, nos brindan los elementos objetivos para una mejor comprensión de la realidad del sector juvenil.

Según La Organización Internacional del Trabajo (OIT) destaca que, a nivel mundial, los jóvenes tienen tres veces más posibilidad de quedarse sin empleo que los adultos. De acuerdo con el estudio, en 2011, 74,8 millones de jóvenes entre 15 y 24 años estaban desempleados. Afirma que el desempleo juvenil en nuestra región es entre 2 a 4.3 veces superior a la tasa de desempleo de los adultos, y que a pesar de los esfuerzos, el 60 % de todos los jóvenes empleados se encuentran en el sector de comercio y servicios. Otros países se enfrentan ante considerables aumentos del empleo de jóvenes en el sector informal, como Chile. En muchos países disminuyó el empleo de jóvenes en el sector manufacturero, siendo excepciones Bolivia, Honduras, México y la República Dominicana. El sector de empleo difiere entre trabajadores jóvenes, mujeres y adultos. Los trabajadores jóvenes están empleados mayormente en tres sectores: manufactura, servicios comerciales y servicios sociales. En la mayoría de los países de América Latina, 80%-90% de los jóvenes están empleados en servicios. Los trabajos en el sector de la construcción constituyen solamente alrededor de 10%-15% del total del empleo de jóvenes. La preponderancia de jóvenes en el sector servicios es una característica bien conocida del empleo latinoamericano. La segunda tendencia de la demanda laboral tiene que ver con el aumento de la índole del trabajo informal y temporal en toda la región (Los Jóvenes Latinoamericanos en Transición: Un análisis sobre el desempleo juvenil en América Latina y el Caribe).

En el caso de Venezuela, en los datos del INE (diciembre 2013) la fuerza de trabajo se caracteriza por tener una alta población juvenil. La población activa entre 15-24 años fue de 2.074.051, lo que corresponde el 38,7 % de la población activa total. De la población entre 15-24 años, 1.841.219 se encuentran ocupados lo que equivale el 88,8 %, están desocupados el 13,9 % esto corresponde al desempleo en el sector juvenil. Al comparar estos datos con otro grupo de edad como por ejemplo 25-44 años, en la cual la población activa es 7.436.044, cuyo porcentaje es 84,1%, la población ocupada es 7.027.913 esto corresponde al 94,5 %, y por último la tasa de desocupación es de 408.131 esto es el 5.5 %, la cifra se sitúa por debajo de la registrada en el mismo período del año, pero sigue siendo una preocupación para las personas entre 15 y 24 años pues refleja que son la población con mayores dificultades para insertarse en el proceso productivo. De un total de 5.365.991 personas que contabilizó el INE con edades de entre 15 y 24 años. 3.291.940 corresponde a la población inactiva. A pesar de esto el desempleo ha disminuido en los últimos años en el sector juvenil, el cual se ve afectado por la crisis del sistema capitalista a nivel mundial. No obstante, los jóvenes continúan enfrentando los mayores problemas ocupacionales, tanto por la mayor incidencia del desempleo entre estos, como por una inserción laboral más precaria, en empleos de baja calidad. Al comparar a Venezuela con otros países de América latina encontramos que se ubica en el numero 14 con respecto al desempleo juvenil (CEPAL, 2010), la informalidad en el año 2013 fue de 4.996.360. Esto equivale al 37,9 % (esto corresponde a todos los grupos por edad). Al observar los datos del desempleo con otros años se observa una disminución pero no es suficiente.

De igual forma, es importante destacar que en la segunda Encuesta Nacional de la Juventud, realizada en el 2013 a 10.000 jóvenes de todos los estados del país entre 15 a 30 años, se expresan las siguientes cifras en cuanto al trabajo: el 30% de los jóvenes (entre hombres y mujeres) dicen estar trabajando, otro 30% expresa estar estudiando sin trabajar, mientras que un 17% no trabaja y otro 10% se encuentra en busca de un trabajo. Esto significa que, de la población total encuestada, 27 mil jóvenes aproximadamente esta sin empleo. Por otra parte, y en cuanto al tipo de trabajo, el 89% se encuentra en el área de servicios, como ventas, banca, transporte, gobierno, entre otros, y solo el 7% de la juventud se encuentra trabajando en manufacturas e industrias y el 3% en el sector agrícola, minera, ganadera y otros. Estas últimas cifras son alarmantes puesto que en un país que está en constante crecimiento poblacional el desarrollo del campo y de las fuerzas productivas en las industrias pesadas y livianas se ven opacados por el simple hecho de quedarse en los sectores de servicios, comercio y economía informal en empresas tanto públicas como privadas. Y nos permite ratificar la tendencia expresada en los datos internacionales presentados.

El desempleo juvenil en Venezuela puede deberse a que una gran parte aún no han culminado sus estudios de bachillerato y de educación superior. A esta situación se añaden la exigencia de las empresas públicas y privadas de un determinado tiempo de experiencia para poder contratar a un personal, así como también, debido a la falta de políticas que promuevan el empleo joven, ya que por lo general exigen experiencia para obtener fuerza de trabajo calificada.

Teniendo este panorama de la realidad actual del empleo juvenil en nuestro país y en el mundo podemos estar más conscientes sobre que terreno estamos pisando para pasar a la caracterización de las propuestas surgidas desde la derecha y el gobierno bolivariano como un primer acercamiento.

Por una parte, debemos aseverar el carácter de clase y neoliberal que tiene la propuesta de la derecha con su cacareada “Ley del Fomento del Primer Empleo”, donde tratan de ocultar sus verdaderos intereses capitalistas. En el esquema del “primer empleo” los empresarios ganarán por vía doble: de una parte, van a ahorrar bajando costos de nómina ya que se les permite pagarles a los jóvenes aprendices un salario de subempleo, y de la otra, por los beneficios tributarios acordados, esto es con la finalidad de tener mano de obra a menor costo, incluso se aprovecha a los jóvenes que están por graduarse y los explotan con las pasantías y los trabajos de grados ya que los patronos usan la excusa que los pasantes “están entrenándose”, para no pagarles salarios. Este esquema del primer empleo ha sido una propuesta de la derecha para aumentar la ganancia de la burguesía y no responde a los intereses de clases de la juventud trabajadora,exponiendo claramente rebajas del Impuesto sobre la renta (ISLR) para aquellos empresarios que contraten a una cierta cantidad de jóvenes sin experiencia laboral donde la reducción será hasta de un 15%, pero no expone la cantidad de jóvenes a contratar que a interpretación de cualquiera pudiera decirse que un burgués puede contratar 15 jóvenes y se le disminuirá el 15% del pago en cuestión, una ganancia totalmente ilógica y absurda a la que posee una industria privada, se puede observar claramente que la burguesía impone un modelo donde la conveniencia es para él y un gran aumento de su capital. 

Por otra parte, y a pesar de estar de acuerdo con el presidente Nicolás Maduro en el propósito de disminuir el desempleo en el sector juvenil a un 10% y de darle un carácter productivo, encontramos que la propuesta “Decreto-Ley para el trabajo productivo de la juventud” no recoge realmente el sentir de la juventud venezolana y dista de ser una ley revolucionaria, cuando acepta y expone que debe haber una disminución de porcentaje del pago al ISLR de un 3% para aquellas empresas que contraten a una cantidad de personas y el 20% de esa cantidad represente juventud sin experiencia, si tomamos un momento y realizamos un cálculo, tendremos que un patrón o patrona que contrata a 10 empleados y 2 solamente son jóvenes sin experiencia ¿se le reduce el 3%?. ¿Por qué las concesiones a la burguesía? Si bien es sabido que es la que está oprimiendo y explotando a los sectores más vulnerables de la sociedad venezolana y mundial. Por otra parte, propone todo un sistema de financiamiento a proyectos socio productivo, los cuales, no son descritos en ningún momento y que relación guardan con el plan de desarrollo del país.

Es importante que como juventud seamos conscientes de lo que realmente está ocurriendo en la actualidad con nosotros, la juventud venezolana y mundial, puesto que estos modelos que se proponen no son más que intereses para un sector, pero ¿dónde quedan nuestros intereses como clase trabajadora, oprimida y explotada?

En ninguna de las propuestas encontramos planteamientos acerca del tipo de trabajo que debe propender el Estado para que la juventud acceda de manera digna a las áreas económicas de principal importancia para el país como lo son la manufactura y las industrias, para no continuar engordando el área de servicios y comercios. Así como también, promueven el desclasamiento y desorganización de la juventud.

En tal sentido, como jóvenes revolucionarios consideramos que se deben abrir los espacios de discusión y debates en todos los sectores y niveles, puesto que los jóvenes que egresan de las escuelas técnicas desconocen de esta estas propuestas de ley, de igual forma compañeros universitarios e incluso camaradas que se encuentran en la economía informal. Es de suma importancia que la juventud exprese las opiniones que respecten su situación y represente sus intereses.

Por lo tanto, proponemos lo siguiente:

  1. El tiempo para la discusión debe ser de 6 meses y no uno, acompañado de un cronograma nacional que llegue todos los sectores donde se encuentra la juventud. De igual forma, el tiempo para la aprobación debe ser de 6 meses y para que entre en vigencia.
  2. Estudiar y discutir a profundidad ambas propuestas de Ley para identificar sus elementos y de igual manera tener bases de discusión para el debate de ideas y realizar las modificaciones correspondientes.
  3. Incorporar un capítulo sobre el tema de la salud laboral, en el caso de la mujer y el hombre joven que en muchos casos son discriminados por sus capacidades motoras.
  4. Mejoras e incentivos de la calidad académica hacia la investigación para el desarrollo de las fuerzas productivas del país. Fomentar la investigación científica de la industria y otros sectores de este país, mediante aportes económicos de la fábrica para el desarrollo y mejoras de la industria.
  5. Incorporación de la mujer joven, joven indígena, juventud campesina, pescador entre otros, al campo laboral como motor fundamental de trabajo sin discriminación alguna.
  6. La cancelación de las pasantías por parte de compañeros que ejerzan la jornada laboral completa dentro de las industrias, comercios y servicios tanto en el sector privado como público.
  7. Participación de los jóvenes en los consejos obreros y sindicatos de las fábricas e industrias de nuestro país.
  8. Desarrollo de la industrialización del campo como medida importante para la disminución de la importación de alimentos a nuestro país.
  9. Realizar discusiones mediante encuentros de jóvenes donde se discuta la problemática del sector joven trabajador.
  10. Las empresas tanto públicas como privadas deben cumplir con sus compromisos fiscales, es decir, no debe de existir ningún tipo de descuento, en cuanto al ISRL por incluir y dar prioridad a cierto número de jóvenes dentro de sus nominas. Estas ofertas disfrazadas de estimulo al empresario esconden la evasión de impuesto por el enriquecimiento, el cual, ya no va a parar a las arcas de los oligarcas sino en beneficio del pueblo.
Debemos destacar que, en este proceso revolucionario existe un gran avance en el sector juvenil trabajador, pero es necesaria una mayor organización porque todavía existe dispersión en el mismo. La población juvenil es de vital importancia para la burguesía y el proletariado, ya que una juventud sin conciencia de clase es la continuidad del capitalismo como modo de producción y además de esto será la futura reserva como fuerza de trabajo. En cambio, una juventud con conciencia de clase es la garantía para derrumbar el capitalismo y además de esto, les permitirá la formación y la incorporación de nuevos cuadros que luchan por construir una nueva sociedad. Ahora es deber de los jóvenes revolucionarios dirigir la política hacia este sector, para esto es necesario originar una política organizativa en la población juvenil ocupada, la cual deberá participar en todos los espacios de lucha, tales como los sindicatos clasistas y delegados de prevención, para luchar por sus derechos y no dejarse explotar por el burgués, aparte de esto luchar por estudios técnicos en sus medios de trabajo. Los jóvenes revolucionarios deben luchar al lado de los obreros y del campesinado pobre y deben dar la lucha política para la construcción de una nueva sociedad socialista.

La incorporación de una ley avanzada que beneficie a los jóvenes trabajadores significaría incorporar a la mayor parte de los jóvenes al proceso productivo y de esta manera se estaría comprometido con el plan de la patria de convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en nuestra América.

Debemos ser aguerridos en la discusión de esta ley en todos los espacios para que las ideas revolucionarias se antepongan a las ideas reformistas sabiendo de antemano que niega la lucha de clases y negocia con la burguesía el destino de la revolución.

CJAA

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".