¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

jueves, 31 de julio de 2014

Combatiendo el oscurantismo De dónde proviene el ser humano

Caracas, julio 2014. Voz Proletaria, VP.- Las teorías idealistas y las distintas religiones siempre han afirmado que el ser humano es producto de la mente de un ser superior y omnipotente, (o de varios en el caso de los politeístas) que un buen día se decidió a crearlo a su imagen y semejanza. Por otra parte, la ciencia afirma que el hombre es producto de la naturaleza y a la vez, es tal humano, en función a su desarrollo dentro de su entorno social, por lo que el ser humano, es un ser biosocial. 

Ateniéndonos a un concepción científica, objetiva y realista, tenemos que el ser humano es producto de miles y miles de años de desarrollo evolutivo en una cadena de transformaciones lentas y continuas que van desde los antiguos primates, hasta nuestros días con los simios modernos de entre los cuales se encuentra nuestra especie. 

El hombre, sin embargo, se adelantó a los mamíferos gracias al desarrollo intensivo y a la diferenciación de la corteza cerebral. Las características anatómicas y fisiológicas del ser humano son la postura erguida que da libertad a las extremidades superiores, adaptándolas para el uso de herramientas y para el trabajo, que a la postre se convirtió en la condición principal para el transito del mono al ser humano, recomendamos ver el artículo “El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre” de Federico Engels. 

La necesidad de mantener el equilibrio en la postura erguida ha causado cierta curvatura de la columna vertebral y un cambio general en el centro de gravedad. Las extremidades superiores (brazos) ya no se usan para caminar ni apoyar el cuerpo, el esqueleto de las extremidades inferiores (piernas) se hizo más fuerte y sus músculos más desarrollados, los pies se arquearon para actuar como resortes y ya no para asir objetos. Todos los sistemas de los órganos internos se han adaptado a la postura erguida, los medios de bombeo de sangre desde las extremidades inferiores al corazón y el cerebro se han hecho más complejos. El diafragma se ha desplazado de la vertical a una posición más horizontal. Los músculos del abdomen han llegado a desempeñar una función mucho mayor en el acto de respirar. A un cierto nivel de antropogénesis, bajo la influencia de la actividad laboral y comunicativa, la evolución biológica transformó al mono en hombre. 

En resumen, el hombre es una unidad integrada de lo biológico, lo orgánico y lo personal, lo natural y lo social, lo heredado y lo que adquiere durante su vida. El ritmo fisiológico de la circulación sanguínea, la nutrición, la respiración, la vida sexual, los vórtices rítmicos de la energía y los procesos de información en el organismo, el nacimiento, la madurez y la muerte, las fases de la existencia individual - la infancia, adolescencia, juventud rebelde, un hombre joven, la madurez, la vida avanzada, la vejez, la senilidad y decadencia completa, todo esto y mucho más está programado genéticamente. Los seres humanos son las cumbres del entorno de un sistema biológico grande y el más complejo. 

Todos los procesos que hemos descrito, están respaldados en toneladas y toneladas de evidencias fósiles que han sido recabadas y estudiadas por científicos y todas ellas son pruebas objetivas del proceso evolutivo y del origen del ser humano a partir de otras especies animales, descartando cualquier invención fantástica que pretenda que el ser humano tiene un origen mitológico o sobrenatural.

Extraído de Voz Proletaria impreso, Nº 90.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".