¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

lunes, 30 de junio de 2014

Combatiendo el oscurantismo. Iglesia y fascismo: el concordato del Reich

“…para consolidar y fomentar las relaciones amistosas existentes ente la Santa Sede y el Reich Alemán…” Preámbulo del Concordato. 

Caracas, jun 2014. Voz Proletaria, VP.-Un tema poco conocido para la mayor parte de la sociedad, son los pactos entre El Vaticano y la Alemania Nazi. Ya hemos hablado de las simpatías que sentía (y siente) la Iglesia Católica por el fascismo, ahora, mostraremos un capítulo muy bien ocultado por los “enviados de Dios” y que en nuestros días es importante sacarlo a la luz, ya que muestra a la Iglesia tal y como es: un instrumento de las clases dominantes para oprimir a las masas. 

El tema en cuestión, se trata del concordato del Reich. Una vez Hitler obtuvo su título de Fuhrer, el Papa también debía obtener lo suyo. El sumo pontífice Pio XI y su más cercano cardenal Eugenio Pacelli (Posterior Papa Pio XII fiel discípulo y admirador de Hitler), se apresuraron a redactar el texto del acuerdo con increíble rapidez, tomando por añadidura las festividades de Semana Santa y Domingo de Resurrección. 

El 20 de julio de 1933, Pacelli y el Vicecanciller nazi Franz Von Papen, (apodado “El diablo con sombrero de copa” no por santo) firmaron en la ciudad del Vaticano el acuerdo, “ese éxito de su gobierno, algo único en la historia universal” como se decía en un memorándum que los obispos enviaron a Hitler en 1935. El 10 de septiembre de ese mismo año, se intercambiaron los documentos de ratificación del acuerdo. La Croix, el periódico de los católicos franceses valoró el concordato con el Reich como el evento más importante en la política religiosa desde la reforma de Lutero. 

El concordato entre la Iglesia y el nazi-fascismo, acordaba concesiones entre las que se destacaban las relativas a las escuelas confesionales y privadas y también respecto a la enseñanza de la religión, en relación con la cual, la Iglesia se comprometía a cultivar “con especial énfasis… la educación de la conciencia patriótica basada en las ideas del Fuhrer” (Art. 21). También se comprometía a que todos los domingos y días festivos, a continuación de la misa mayor, se elevasen preces por la “prosperidad” de la Alemania nazi (Art. 30). Los obispos debían prestar juramento de fidelidad “ante Dios y los santos evangelios” y hacer cuanto estuviera en sus manos para preservar el Tercer Reich de “cualquier daño” (Art. 16). Indudablemente se respetaba y financiaba cualquier negocio de la Iglesia en cuanto a inversiones y posesión de tierras. 

A cambio de esto, la Iglesia debía convertirse en defensora de las ideas, acciones y consecuencias de los actos del fascismo alemán, algo que ha sabido hacer magistralmente hasta nuestros días. En un artículo futuro, mostraremos como la Iglesia ayudó a los nazis a escapar de los juicios por crímenes de guerra.

Extraido de Voz Proletaria Nº 89.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".