¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

jueves, 20 de febrero de 2014

Cantv rechaza agresiones de grupos fascistas a central en Barquisimeto

Caracas, feb 2014. Voz Proletaria.- La Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (Cantv) rechazó las agresiones provocadas por grupos fascistas en la central de telecomunicaciones ubicada en Barquisimeto, estado Lara, la cual ofrece servicios a más de 11.000 familias de la entidad.

A través de un comunicado, Cantv repudió estos hechos vandálicos ocasionados por sectores de la derecha, tal como ocurre en ciudades del país desde el 12 de febrero.

Fue el pasado martes 18 de febrero, cerca de las 8:00 de la noche, cuando un grupo violento ingresó a las instalaciones de Cantv luego de arrojar piedras a la caseta de vigilancia y bombas molotov.

Como parte de estos hechos violentos también fueron incendiados siete vehículos en el estacionamiento de la central, entre los que se encontraban dos vehículos pertenecientes a trabajadores.

"La Empresa, como operador de telecomunicaciones del Estado, repudia estas acciones vandálicas que nada tienen que ver con el derecho a la protesta y que, al contrario, buscan generar zozobra en la población y desestabilizar al país", destaca el comunicado.

Cantv informa a la población que tras estos hechos, los servicios de telecomunicaciones en Lara están "totalmente operativos" y ratifica su compromiso de garantizar el acceso a los servicios de voz y datos en todo el país.

Esta agresión a la Cantv se suma a los ataques que han recibido, durante los últimos días, instalaciones del Ministerio Público, el sistema Metro de Caracas, la Productora y Distribuidora de Alimentos (Pdval) y las sedes del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), en la Capital y el Zulia, entre otras.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".