¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

domingo, 15 de diciembre de 2013

Popularidad de la MUD ha disminuido en ocho meses


Caracas, dic 2013. Voz Proletaria.- El hecho de que 76% de las alcaldías se encuentre en manos de militantes de la revolución tras las elecciones municipales del 8 de diciembre “hace pensar que en menos de 8 meses la gestión del Gobierno ha sido percibida por la mayoría de los electores como una gestión positiva”, aseguró el politólogo Rodolfo Vílchez.

Desde un punto de vista estrictamente numérico, mencionó que “si una opción obtiene más votos (tanto en valores absolutos como en relativos) más alcaldías, más concejales, y más cámaras municipales con mayoría, podríamos decir que hay un ganador, dejando las otras opciones derrotadas”.

Pero con una revisión más a fondo “podríamos decir que, a raíz de lo acontecido el pasado domingo 8 de diciembre, tenemos una opción (Revolución) que ha salido sumamente fortalecida con el favor del pueblo”, dijo Vílchez, entrevistado por el Correo del Orinoco.

Según el experto, pareciera que en estos 8 meses la MUD (unión de varios partidos que adversan al Gobierno Nacional) ha disminuido en cuanto al apoyo popular. En razón de lo anteriormente expuesto, 22% de todas las alcaldías a escala nacional se encuentran en manos de sectores contrarios al Ejecutivo.

NO HUBO FRACASO REVOLUCIONARIO

Vílchez precisó que si bien es cierto que hay alcaldías como las de Valencia, Maturín y Barinas que se encontraban en manos del PSUV y que el pasado domingo las ganó la oposición -en el caso de estas dos últimas, producto de divisiones del sector revolucionario- no puede tildarse de fracaso una votación tan clara a favor del PSUV y sus aliados.

“De las 24 entidades político-territoriales que existen en el país, la oposición logró superar a la opción de la Revolución en votos únicamente en cuatro estados. Adicional a lo anterior, de las 70 ciudades con mayor densidad poblacional, o lo que es lo mismo de las 70 ciudades más grandes del país, la Revolución ganó en 50; hoy en día 15 capitales de los estados de nuestro país se encuentran en manos de afectos al gobierno”, añadió.

Las divisiones favorecieron a la oposición en Maturín y Barinas. “Es curioso el caso de Valencia, donde la victoria del candidato bolivariano de 2008 fue producto de una división opositora; en esta oportunidad al ir los factores de oposición con un solo candidato, recuperaron la alcaldía que habían perdido hace 5 años”, analizó.

Sobre la Alcaldía Metropolitana, añadió que el triunfo del candidato de la MUD fue producto de la victoria de los candidatos opositores en los municipios Baruta, Sucre, Chacao y el Hatillo, donde se ha consolidado un altísimo porcentaje de votos opositores.

“Era prácticamente imposible que el sector bolivariano ganado tan solo la Alcaldía de Libertador hubiera podido recuperar la Alcaldía Mayor”, asintió.
OPOSICIÓN DEBE REVISARSE

Por otra parte, refirió que, antes de las elecciones del pasado domingo, la MUD creía que iba a salir favorecida en la mayoría de las capitales, pues pensaba que aglutinaba la mayoría de sus votos en las zonas urbanas.

“Si revisamos a fondo los resultados observamos que esto no es así, pues hoy día 15 ciudades capitales están en manos de alcaldes afectos al gobierno, lo que nos demuestra que el PSUV y sus aliados no solo ganaron en las zonas rurales, sino también en las zonas urbanas”, acotó.

A su juicio, es probable que las recientes medidas económicas implantadas por el presidente Nicolás Maduro hayan tenido su impacto en estos resultados, pues “beneficiaron tanto a los sectores más pobres de nuestro país como a la clase media”.

RESULTADOS ESPERADOS

Vílchez había coincidido con otros analistas en que se iba a producir una victoria de la Revolución en las elecciones del pasado 8 de diciembre; “tal vez, en lo que no todos estaban claros era en cuán grande sería esa victoria”.

Para el experto, es muy significativo que el PSUV haya obtenido a escala nacional más de 5,2 millones de votos,

Por otro lado, reportó que la MUD obtuvo poco más de 4,4 millones, lo que deja al antichavismo muy por debajo del PSUV. “No creo que ni en las altas cúpulas del partido de Gobierno hayan esperado una demostración tan contundente del pueblo a su favor”, expresó.

Comentó que, por lo que ha logrado percibir del discurso opositor pre y poselectoral, y tomando en cuenta que el antichavismo venía de perder una elección presidencial por menos de 300 mil votos, evidentemente los dirigentes de la MUD no se esperaban una derrota tan amplia el pasado domingo.
ASUMIR ROLES

Según el politólogo, no cabe la menor duda de que el país arrastra un problema cultural, el cual radica en menospreciar los procesos electorales que no sean presidenciales.

No obstante, sostiene que si se toma en cuenta la abstención en otros comicios similares en los últimos 14 años, se evidencia que hoy día la venezolana y el venezolano están asumiendo su rol ciudadano y participan más en la toma de decisiones, tanto en las elecciones como en la gestión de políticas públicas, mediante el Poder Popular.

El experto indicó que el cansancio que implica acudir a las urnas en promedio más de una vez al año no ha sido un obstáculo para que las venezolanas y los venezolanos sigan participando de manera masiva en la elección de sus voceras y voceros en los distintos estratos de poder.
LA PARTICIPACIÓN CRECE

Actualmente, expresa el analista político, hay mucho más interés del ciudadano común -aquel que no milita en ningún partido político- por los temas de interés nacional y por la elección de quienes los van a representar en las distintas instancias de gobierno, así como por el control de la gestión pública.

En tal sentido, agrega que la participación de las venezolanas y los venezolanos en los procesos de elección popular es cada vez mayor: “El voto joven es cada vez mayor, lo que a todas luces nos permite pensar que esos porcentajes, si se quiere históricos de abstención, no tendrán cabida en una Venezuela futura”.

Para el especialista, la participación de las y los jóvenes en las elecciones es cada vez más amplia, y esto se ve reflejado no solo por quienes se inscriben en el registro electoral al cumplir la mayoría de edad, sino también por los que efectivamente votan.

“Al tener 19 procesos electorales en los últimos 15 años siempre esta presenté el riesgo de cansar a las y los electores, lo cual puede ser una de las razones por las cuales en esta oportunidad 4 de cada 10 votantes decidieron no participar”, asintió.

CAPRILES DERROTADO

Según Vílchez, “el Henrique Capriles que vimos al filo de la medianoche el pasado domingo, no es el mismo que vimos en anteriores procesos electorales, ni tampoco es el mismo que vimos en el transcurso del proceso electoral del pasado 8 de diciembre”.

Señaló que aun cuando no lo dijo expresamente, “su cara y sus palabras reflejaban a una persona derrotada”, y el hecho de enviar a sus seguidores a descansar y no a mantenerse en la calle como en anteriores oportunidades refleja un cambio de postura, “producto de haber sido derrotado como líder de la oposición en cuatro procesos electorales de manera consecutiva”.

Dijo, además, que Capriles cometió un error que en política suele pagarse muy caro “al hacer ver un proceso comicial municipal como un plebiscito presidencial”.

A su juicio, esto sucede por tres motivos; “en primer lugar, una sobreestimación de las fuerzas que lo acompañan; en segundo lugar una subestimación de las fuerzas que lo adversan y en tercer lugar por una profunda soberbia electoral”.

Si realmente, tal y como lo señalo el representante de la derecha en su discurso preelectoral el pasado 8 de diciembre, las venezolanas y los venezolanos asistimos a un plebiscito presidencial, “el único ganador se llama Nicolás Maduro y el único perdedor se llama Henrique Capriles”.

Señala el analista que Capriles debe repensar muy bien su rol como líder de las fuerzas opositoras por cuanto la votación popular no lo ha favorecido en las últimas cuatro elecciones.

“Siento que el elector que no está de acuerdo con las políticas del Gobierno Nacional cada vez menos está de acuerdo con el discurso algunas veces incendiario de Capriles”, concretó.

DISCURSO SOBERBIO

Vílchez insiste en que Capriles comete otro error al asegurar que el país esta dividido por mitad. “Hay una opción (PSUV y sus aliados) ampliamente favorecida por el voto popular; por otro lado, nos encontramos con una opción (la MUD y sus aliados) que disminuyó su aceptación popular en el pasado proceso comicial”.

En palabras del analista, lo interesante no es como dice Capriles que el país este divido en dos, sino que hay una parte que es ampliamente mayor a la otra. “El argumento que utiliza en su discurso de un país dividido en dos partes iguales refleja más la soberbia del que no quiere reconocer que ha perdido”, argumentó.

A su modo de ver, no queda claro cuales son las dos partes a las que se refiere el gobernador del estado Miranda en sus palabras: “Sé que existe claramente definida y con un marcado componente ideológico una opción que se hace llamar revolucionaria, pero por otro lado veo en la MUD una cantidad de partidos entre los cuales solo podría destacar ideologías claras en AD, Copei y el MAS, mientras que los otros guardan tan celosamente sus principios ideológicos que estos son desconocidos hasta para sus militantes”.

Vilchez presume que no es la ideología lo que une a los partidos de la MUD, sino que estos se han convertido única y exclusivamente en una opción antichavismo. “Antes del lamentable fallecimiento del presidente Chávez todos los partidos que lo adversaban estaban unidos con la única intención de sacarlo del poder; en esta nueva era chavista seguimos viendo a los partidos adversos al gobierno con la clara intención electoral de lograr derrotar al PSUV como principal partido, dejando a un lado su verdadera propuesta de país”, puntualizó.

MANTENER LA PRESENCIA VIVA

En opinión del politólogo Rodolfo Vílchez el año 2014 y buena parte de 2015 serán importantes tanto para las fuerzas que apoyan al Gobierno como para las que lo rechazan. “El hecho de que las próximas elecciones estén programadas tentativamente para diciembre del 2015 obliga a ambas tendencias a mantener viva su presencia en el pueblo”, acotó.

Esta tarea, a criterio del especialista, resulta más fácil para el sector del Gobierno, ya que las políticas que este tome estarán orientadas hacia un número inmenso de venezolanas y venezolanos; por otro lado, la oposición tendrá que ingeniárselas para poder mantener la efervescencia del elector opositor en un país donde van a transcurrir casi dos años sin elecciones.

Este tiempo, avizoró, perjudica enormemente a la oposición, “ya que le ha sido muy cuesta arriba lograr la cohesión del elector opositor que mantiene, aunque mermado, en la actualidad”. En cambio, el voto chavista está mucho más cohesionado y el PSUV ha demostrado ser una maquinaria política muy bien engranada, capaz de mantener su presencia en las calles aún sin procesos electorales.

Esboza el analista que el año 2014 conllevará un dilema para la oposición, y se pregunta: “¿Serán capaces los líderes de la MUD de mantener unido al voto opositor no contando con la excusa de las elecciones?”. Para el pueblo chavista avizora un panorama más claro, “pero que sin duda alguna estará influenciado por las políticas que tome el presidente Nicolás Maduro en lo económico y en lo social”.

Prueba de ello, acota el experto, son los resultados de las elecciones del pasado domingo, a escasos días de haberse dictado medidas puntuales en el área económica.

“El sector bolivariano salió victorioso en más de 76% de las alcaldías del país, y a todas luces el próximo año será muy interesante para la política venezolana ya que, no siendo un año electoral, los líderes de los partidos deben demostrar su ingenio para lograr mantener unidos a sus adeptos”, concluyó.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".