¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

sábado, 21 de diciembre de 2013

Conmemoran 24 años de la invasión gringa a Panamá

PANAMA-1Caracas, dic 2013. Voz Proletaria.- Los panameños recuerdaron ayer aquel fatídico 20 de diciembre de 1989 cuando oleadas de aviones de Estados Unidos bombardearon 27 puntos, destruyeron El Chorrillo, y 26 mil soldados invadieron el país para capturar al entonces general Manuel Antonio Noriega.

El gobierno de Noriega había dejado de ser útil a los intereses norteamericanos a finales de los años 80 y usaron como excusa el tráfico de drogas. Con la ayuda de la oligarquía, el presidente George H. W. Bush vendió la idea de la necesidad de una invasión.

Su propósito fue retomar el control político perdido en parte, desde 1968 (con la asunción del general Omar Torrijos), destruir a las fuerzas de defensa y mantener el control militar del Canal de Panamá que pasaría a manos panameñas con el Tratado Torrijos-Carter de 1977. La invasión fue precedida por un plan de desestabilización ejecutado por la inteligencia estadounidense. La operación titulada Causa Justa era totalmente ilegal: el secretario general de las Naciones Unidas solamente fue informado el día anterior.

A la medianoche, a partir de las 11:30 p.m., fuerzas de tierra, mar y aire convergieron sobre diversos sitios preseleccionados, especialmente las instalaciones de las Fuerzas de Defensa en el Aeropuerto de Punta Paitilla, en el Cuartel Central, ubicado en el populoso barrio de El Chorrillo y otros muchos.

Los agresores estrenaron aeronaves, vehículos, armas, equipos y recursos bélicos nunca antes utilizados en combate real como aviones Stealth F-117, invisibles a radares, que dejaron caer bombas de 2,000 libras sobre El Chorrillo y regresaron a su base en Nevada abasteciéndose en el aire.

Fuente: Ciudad Ccs

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".