¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

viernes, 22 de noviembre de 2013

Ponencia de Voz Proletaria en la VIII Asamblea Nacional del Movimiento Gayones



Barquisimeto, nov 2013. Voz Proletaria, VP.- Presentamos la ponencia del órgano divulgativo Voz Proletaria en la VIII Asamblea Nacional del Movimiento Gayones el día 9 de noviembre del presente año 2013 en la Casa del Proletariado Organizado de Lara. En la misma, se hizo un análisis científico de la comunicación social como arma en la lucha de clases, al mismo tiempo que se criticó el carácter de clase burgués de los géneros periodísticos interpretativos, usados por los medios para manipular las informaciones en favor del gran capital.

De igual manera, en la ponencia a cargo del camarada Alejandro Gil, director nacional de Voz Proletaria, se plantearon los objetivos de la prensa revolucionaria para dar la pelea contra el enemigo de clase. Se afirmó que los medios alternativos aparte de informadores, deben ser agitadores, formadores y organizadores del proletariado según la premisa marxista leninista de la prensa.

La comunicación social como arma formidable en la lucha de clases 

Ponencia de Voz Proletaria, -XXI aniversario- en la VIII Asamblea Nacional del Movimiento Gayones. 2013

Buenos días, reciban un saludo revolucionario y combativo en nombre de Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano. Nuestra ponencia tiene una característica importante, ya que se enfoca en el área de la comunicación social como instrumento de la lucha de clases. Esto porque vemos como ha sido y es utilizada por las distintas clases sociales antagónicas y en nuestros días por la burguesía y por el proletariado.

En una sociedad que se caracteriza por la propiedad privada sobre los medios de producción, todas las expresiones ideológicas responden a los intereses de las clases dominantes, la comunicación social no escapa a esto. Ésta funciona como simple difusora de las ideas burguesas. La clase económicamente dominante, controla toda la vida ideológica de la sociedad. Ya lo dijo Carlos Marx: “Las ideas dominantes en cualquier época no han sido otra cosa que las ideas de la clase dominante”. 

En la sociedad capitalista, los medios de comunicación han sido constituidos como verdaderas industrias, que no solo tienen como finalidad obtener ganancias económicas para sus dueños, sino también imponer sus concepciones políticas e ideológicas. 

La industria político-mediática no está puesta al servicio de la comunidad, del pueblo, de la clase obrera como constantemente repiten las y los periodistas que se han puesto al servicio de los monopolios comunicacionales. Por el contrario, los medios responden a los intereses de sus propietarios, de quienes detentan el poder, es decir, el imperialismo norteamericano y europeo en primer lugar, y luego las oligarquías criollas, la burguesía, los terratenientes y la iglesia. 

En la lucha de clases, no es suficiente el poder y la fuerza para mantener el dominio, hace falta mantenerlo por medio de la propaganda. Esto es algo que a lo largo de la historia los explotadores han sabido utilizar a su favor. Cuando nuestro Padre Libertador Simón Bolívar advertía: “nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza” Se refería a la alienación que ya en aquellos tiempos propagaba el imperio español contra nuestro pueblo a través de la Iglesia Católica, por ejemplo, cuando la curia aseguraba que el terremoto de Caracas era un castigo de Dios por la revolución independentista que se estaba gestando en esos tiempos. Esta idea del castigo se propagó por todas partes y sirvió de arma del imperio español contra los intereses de nuestro pueblo. 

Entrados en el siglo XX, la comunicación adquiere un auge sin precedentes. Aparece la fotografía como elemento del periodismo y la prensa adquiere una magnitud nunca antes vista, también aparece la radio, el cine y la televisión, todos estos claro está, al servicio de la burguesía imperialista. Estrechamente ligado al capitalismo financiero, el carácter de clase de la comunicación social cierra filas junto al imperialismo. Son los grandes magnates los únicos que tienen la posibilidad de montar las grandes corporaciones mediáticas, las clases oprimidas eran cada vez más silenciadas. Ante esto, el gran jefe del proletariado, Vladimir Lenin, en 1920 durante el II Congreso de la Internacional Comunista decía: “…Los obreros saben también, y los socialistas de todos los países han estado de acuerdo millones de veces, que esa libertad (de prensa) será un engaño mientras las mejores imprentas y grandísimas reservas de papel se hallen en manos de los capitalistas y mientras exista el poder del capital sobre la prensa…” Igualmente afirmaba que: “Los capitalistas llaman libertad de imprenta a la libertad de soborno de la prensa por los explotadores, a la libertad de utilizar la riqueza para fabricar y falsear la llamada opinión pública.” Más adelante, Lenin dice “A fin de conquistar la igualdad efectiva y la verdadera democracia para los trabajadores, para los obreros y los campesinos, hay que quitar primero al capital la posibilidad de contratar a escritores, comprar las editoriales y sobornar a la prensa, y para ello es necesario destituir el yugo del capital, derrocar a los explotadores y aplastar su resistencia.” 

A pesar de todos los cambios, o como se dice, “de toda el agua que ha pasado debajo del puente” de la comunicación social, las palabras de Lenin tienen una actualidad increíble, y es que la modernización del capitalismo no ha sido otra cosa que la modernización de las formas de explotar a la clase obrera y en ese sentido, los grandes avances en materia de comunicación son la adaptación de la ideología de dominación o alienación a esas nuevas formas de explotación económica sobre millones de seres humanos. 

Los ideólogos de la burguesía afirman que el marxismo leninismo y sus análisis son "obsoletos", "de épocas pasadas" y nada tienen que ver con el mundo de nuestros días, dominado por los avances de las ciencias y la técnica, con la informática y la telemática que imprimen a la comunicación una dinámica asombrosa. Ni Lenin ni menos aún Marx (afirman los burgueses), se pudieron siquiera haber imaginado el mundo de nuestros días. 

Pero veamos quienes son aquellos que verdaderamente están obsoletos. El capitalismo, desde el siglo XIX muy poco ha cambiado su naturaleza, el sustento del capitalismo sigue siendo el mismo, la apropiación por parte de una minoría de toda la riqueza producida por las mayorías. La explotación del hombre por el hombre es el método mediante el cual el capitalismo descansa sobre millones de explotados, asesinados y hambrientos en todo el mundo desde finales del siglo XVIII hasta hoy. 

Lo que si ha cambiado en el capitalismo, son las formas y las modalidades con las que se explota a los trabajadores. Así por ejemplo, los llamados avances de la comunicación social, se operan únicamente a nivel tecnológico y no a nivel de doctrinas, concepciones y formas periodísticas, las cuales siguen teniendo los mismos objetivos: defender los intereses clasistas de la burguesía y su pretendido derecho de explotar a las masas. Así pues, las viejas infraestructuras se desechan, y se construyen otras más modernas sólo para hacer más veloces y fuertes las viejas ideas y procedimientos. 

Las doctrinas, formas y concepciones de la comunicación social de nuestros días, que se hacen llamar “modernas” “profesionales” y que son enseñadas en las universidades, no son más que una patraña para enmascarar el carácter de clase de los medios de comunicación. Tomemos por ejemplo los llamados géneros periodísticos, donde existe un género llamado “Género interpretativo”. Esto no es más que una forma de encubrir la manipulación, pues ¿En favor de quién se interpretan las noticias que se van transmitir?, ¿Quién inventó estos géneros periodísticos que tan dócilmente nos dejamos imponer en las universidades y con qué fines los inventaron? 

Hace varios años, los expertos en comunicación social Klaus Vieweg y Willi Walther periodistas comunistas de la República Democrática de Alemania (R.D.A.), nos respondían esta pregunta diciendo que: “el género de la interpretación en la comunicación es un intento de los grandes consorcios periodísticos de los Estados Unidos para acentuar el carácter individual de la información en detrimento de la función social del periodismo.” Toda esta argumentación científica la podemos encontrar en el ensayo “Cambios en la estructura de la información en la prensa imperialista" elaborado por estos autores.

Importantes personalidades del periodismo como Larisa Kuznetsova quién fue durante 20 años adjunta de la academia de ciencias de la Unión Soviética afirmaba que: “Sólo existe periodismo de opinión y todo lo demás son artimañas y subterfugios para engañar al lector.” Larisa elaboró importantes tesis para desenmascarar los intereses de clase burgueses ocultos detrás de los llamados géneros periodísticos, toda su elaboración y argumentación está recopilada en varios libros sobre la comunicación social. 

El mensaje obsoleto y decadente del periodismo burgués, unido a los grandes avances tecnológicos de la comunicación, da la impresión, como dice el diputado Earle Herrera, de una momia egipcia tripulando una nave espacial en pleno siglo XXI. Pero esa es la sociedad donde vivimos, donde la información que nos llega es elaborada en los despachos de los grandes monopolios imperialistas. 

En nuestro país y América Latina, la cuestión no es muy diferente. El desarrollo de los medios venezolanos, con sus cadenas, filiales, contratos de satélite y todo tipo de tecnología, está entramado en un todo, en una compleja máquina con miles de engranajes, de los cuales sus principales palancas son manejadas por el imperialismo. Jesús Santrich, miembro del Estado Mayor de las FARC-EP afirma en este sentido que: “De tal suerte que eso que llaman “libertad de expresión” y de prensa en estos momentos no es otra cosa que un eufemismo con el que se enmascara el monopolio de todos los argumentos manipuladores de los opresores, accionados a través de sus amaestradas jaurías de periodistas, que no son sino sicarios del micrófono y los linotipos…, mercenarios de la guerra mediática...” 

Dentro de este gran conflicto social que es la lucha de clases, los medios de información, controlados por la burguesía, buscan hacer creer que el grado de libertad es equivalente a la libertad que tengan los poderosos de explotar a los humiles. Ante eso, nuestro comandante Chávez afirmó en el 2009 que: “Los latifundios mediáticos han pretendido sacralizar la propiedad privada, e incluso, han hecho de ella la prueba incuestionable de si existe o no existe libertad. Es propio del capitalismo, tener sus defensores y sus cancerberos, estos son los defensores de la oligarquía, desvergonzados, vendidos y traidores al pueblo, esta es la canalla mediática.” 

Este es, compañeros, precisamente, el campo de batalla donde los periodistas y comunicadores revolucionarios debemos batirnos contra el enemigo de clases. A pesar de la indiscutible superioridad tecnológica de la burguesía, nosotros los revolucionarios contamos con una aplastante ventaja ideológica y moral, y además con un método científico que nos permite entender la dinámica social y llevar nuestros mensajes políticos a las masas. Ese método científico no es otro que el método marxista leninista. 

Nuestra Voz Proletaria, 21 años después que saliera su primer número en 1993, hoy se perfila como una referencia comunicacional en la lucha de clases del proletariado por el socialismo científico. Tenemos trazado un plan que se basa en tres ejes fundamentales: 

1) hacer que los trabajadores quieran marchar por el camino de la revolución: Para eso denunciamos la opresión capitalista sobre las masas, las guerras, los asesinatos, las cifras de hambre, enfermedades, destrucción del medio ambiente, y todos los males que produce el sistema capitalista y al mismo tiempo, informamos sobre la necesidad de eliminar el capitalismo y en su lugar instaurar un nuevo modo de producción donde no exista la explotación. Voz Proletaria es un informador que forja conciencia. 

2) Crear, mantener y desarrollar la unidad entre las masas y la vanguardia proletaria: Para este aspecto, es necesaria la intensa labor de informar sobre como se debe llevar a cabo la organización de las masas, los métodos para enfrentar las diversas coyunturas, y como se deben llevar a cabo las diversas formas y tipos de lucha contra el sistema capitalista y sus defensores, bien sea la lucha política, ideológica y económica. Voz Proletaria es un organizador popular. 

3) Diseñar una verdadera conciencia de clases: En esta labor, profundizamos el aspecto teórico y político. Las masas populares deben tener acceso a nuestra ideología política científica, dominar las tesis marxistas y revolucionaria para saber como unir la práctica con la teoría. Voz Proletaria es un formador ideológico. 

Vladimir Lenin, en su obra “¿Qué hacer?” ilustra que el papel del un periódico revolucionario no es escudarse en una ficticia objetividad e imparcialidad, sino asumir el puesto de defensor de las clases proletarias, para esto dice que un periódico debe ser “informador, formador y organizador colectivo”. 

Voz Proletaria a lo largo de estos 21 años, se ha encargado de llevar a las masas todos los elementos de lucha revolucionaria, informarlos y a la vez impartir los conocimientos más avanzados de la humanidad, la teoría marxista. Nuestro combativo medio de comunicación tiene grandes méritos en su historia. No podemos dejar de reconocer el gran trabajo de aquellos camaradas que en épocas difíciles estuvieron al frente de esta lucha, elaborando el periódico de forma semi-clandestina y muchas veces en la total clandestinidad, distribuyéndolo en las comunidades, en las fábricas, en los campos y en las universidades. Entre ellos destacan los compañeros José Novoa, José Pinto, Adrián Álvarez, José Salas y el camarada Pedro Rosas, quienes hicieron de nuestro periódico una fortaleza espiritual de las masas y gracias a su trabajo, hoy contamos con la Voz del Proletariado Organizado. Estos compañeros, que trabajaron en condiciones muy difíciles, son una escuela y un ejemplo de comunicación alternativa. Pocos son los periodistas en nuestro país que cuentan con una larga lucha en favor de la libertad de expresión de las masas, como estos camaradas. Esta lucha vale más que 100 títulos académicos y postgrados. 

Voz Proletaria ha mantenido siempre una línea editorial revolucionaria firme en los principios, defensora de los intereses de las masas, con una actitud hostil contra todos aquellos que atentan contra los intereses del proletariado; Voz Proletaria jamás se ha prestado ni se prestará para traicionar a los oprimidos y desamparados; Voz Proletaria continuará denunciando a todos aquellos que estén en contra de los sagrados intereses de nuestro pueblo explotado; Voz Proletaria va a desenmascarar no sólo a los burgueses, sino también a los quintacolumnas, infiltrados, burócratas y a todos aquellos traidores que se hacen pasar por revolucionarios para llenar su bolsillo. Voz Proletaria no somete su línea editorial a chantajes ni presiones de ningún tipo porque nuestra fuerza material es aquella que hace la historia, es la fuerza de las masas en su victorioso camino hacia una nueva sociedad, hacia el socialismo científico. Esa ha sido, es y seguirá siendo nuestra perspectiva de lucha de clases en el marco de la comunicación social.

¡Que la crisis la pague la burguesía y no la juventud y los pueblos!

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".