¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

lunes, 4 de febrero de 2013

70 años de la batalla de Stalingrado: la humanidad vs el fascismo

Gigantesco monumento a la gran batalla
Caracas, febrero 2013. Prensa Antifascista.- Hace 70 años, el 2 de febrero de 1943, culminaba una de las batallas más grandes e importantes en la historia de la humanidad. Tropas antifascistas del Ejército Rojo de la Unión Soviética exterminaban al Sexto Ejército de la Wehrmacht alemana en la ciudad de Stalingrado a las orillas de río Volga en Rusia.

La mítica batalla de Stalingrado, significó un antes y un después en la II Guerra Mundial (1939-1945). Antes de esta fecha, el ejército nazifascista de Alemania, se consideraba invencible. En las campañas de Europa Occidental, las fuerzas armadas alemanas barrieron sin complicaciones a los aliados. Uno a uno, los países capitalistas cayeron a los pies del imperialismo hitleriano. Austria, Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Francia, Holanda, Dinamarca, Hungría, Albania y otros países fueron sometido por los nazis.

Esta situación creó el mito de la invencibilidad de las huestes hitlerianas. En junio de 1941, Hitler ataca a la pacífica Unión Soviética. Los ejércitos nazis avanzan por todo el frente con despiadada rapidez y la caída de Rusia ante el fascismo parece inminente. La captura de Minsk, Kiev, Sebastopol, Odessa, el sitio de Leningrado y el asedio de Moscú, parecen dejar en evidencia la superioridad de los fascistas sobre el Ejército Rojo y hacía pensar a todo el mundo que la URSS caería en cuestión de semanas ante Hitler.

Sin embargo, la derrota, que hasta ahora no conocían los nazis, estaba más cercana de lo que pensaban y con unas consecuencias para ellos catastróficas. Una importante derrota en Moscú fue el primer aviso. A pesar de ello, la propaganda nazi e incluso la norteamericana hacían ver ésta como un pequeño traspiés casual y que el "general invierno" había ayudado a los Rojos. Aseguraban que gracias al invierno y al frío, los soviéticos obtuvieron una pequeña e insignificante victoria. (Este argumento inverosímil lo siguen sosteniendo los anticomunistas de todo el mundo).

Hitler, embriagado por las victorias de su ejército en la táctica de "Guerra total" y "Guerra relámpago", dirige su ataque a una de las ciudades más importantes de toda la URSS: Stalingrado. Para tal ataque, envía a su Sexto Ejército Panzer, el mismo que capturó a Francia en 4 semanas y en menos de 2 años sometió a toda Europa.

El Sexto Ejército Panzer, al mando del Mariscal Von Paulus era una maquinaria formidable con una capacidad de fuego nunca antes vista en la historia. Miles de aviones, tanques, piezas de artillería y decenas de miles de soldados de infantería bien equipados y expertos en casi todo tipo de combate se dirigían a tomar por asalto la ciudad que llevaba el nombre del líder revolucionario José Stalin.

Si Francia cayó en 4 semanas contra ese mismo ejército, una simple ciudad debería caer en menos tiempo. Era la conclusión a la que llegaban en Alemania. Pero, en cuatro semanas, esa maquinaria no había podido siquiera cruzar una calle. El heroísmo del pueblo y el Ejército Rojo quedó grabado para siempre en la historia. Se llevó a cabo una guerra cuerpo a cuerpo contra los fascistas.

Las mujeres jugaron un papel desicivo
en la batalla de Stalingrado
Pasaban los meses y el mundo contenía el aliento, si caía Stalingrado, (el corazón energético de Rusia), los nazis controlarían el petróleo soviético del Cáucaso y el Ejército Rojo se quedaría definitivamente imposibilitado de continuar la guerra y sería vencida la Unión Soviética. Las consecuencias serían la esclavización de Europa completa, Asia y el Norte de África. Con Inglaterra en la lona, los Estados Unidos, imposibilitados de hacerle frente militarmente, se verían obligados a negociar con Alemania el nuevo reparto del mundo.
 
Mientras tanto, en Stalingrado se peleaba calle por calle, casa por casa. Las fábricas eran fortalezas donde los obreros armados rechazaban las embestidas de las hordas hitleristas. A la pregunta de Hitler si en la zona de la fábrica de tractores no habían tropas soviéticas sino obreros, por que no se la podía capturar, Paulus respondió: "no son obreros, no son humanos, son bestias salvajes, son malditas fieras endemoniadas que nos atacan con palas afiladas, cuchillos, fusiles, aceite hirviendo... nuestros soldados sienten terror y prefieren el frío antes que entrar en un edificio de esos".
Fascista capturado y posteriormente
ejecutado por soldado Rojo
El Mariscal soviético Zhúkov, informó a Stalin que a pesar de las hazañas heróicas del pueblo y el ejército, la ciudad era indefendible y en los próximos días, Stalingrado, ocupada por los hitleristas en un 80% sería perdida totalmente. Pero, Stalin y el Partido Comunista tenían otros planes, proponen a Zhúkov una atrevida contraofensiva que consistían en una maniobra de pinzas para cercar a los nazis dentro de la propia ciudad. La ofensiva se llevó a cabo con éxito y el poderoso Sexto Ejército Panzer, incrédulo, perplejo y aterrado, se percata que está rodeado en una ciudad totalmente hostil para ellos.
El cerco de Stalingrado cortó los suministros de municiones, medicinas, combustible y alimentos para los nazis, los aviones, tanques y artillerías dejaron de funcionar en cuestión de días. A esto se suma la presión del Ejército Rojo que cerraba el cerco y una intensa campaña psicológica permanente. En los megáfonos se oía día y noche un mensaje que decía "cada 7 segundos muere un soldado alemán en Rusia", al tiempo que sonaba el tic-tac de un reloj de forma ininterrumpida. Este tipo de propaganda causó estragos y trastornos mentales en los fascistas, quienes se suicidaban en masa.

Perro bomba, ellos también combatieron
al fascismo
Finalmente, el 2 de febrero de 1943, Paulus se rendía y cerca de 90.000 soldados pertenecientes a uno de los Ejércitos más poderosos del planeta, eran capturados como prisioneros de guerra. Después de Stalingrado, Alemania fascista perdió la iniciativa en la guerra y comenzó su estrepitosa retirada. La URSS los expulsó de su territorio y los persiguió hasta su propio país, propinándoles derrotas en todos los frentes hasta capturar Berlín y obligarlos a rendirse, la bandera comunista ondeó en el Reichstag alemán el 9 de mayo de 1945.
Posteriormente, Estados Unidos llegaría a Berlín cantando victoria y atribuyéndose méritos imaginarios que con el tiempo, los medios de comunicación, el cine y la presa convirtieron en "verdades incuestionables".

De no haber sido por la URSS y el Ejército Rojo en la campaña de Stalingrado, la historia fuera otra y hoy el fascismo alemán fuera amo y señor de buena parte del planeta, el humo de los hornos crematorios nazis despediría su olor a muerte aún en nuestros días y sus crímenes pasados estuvieran en el olvido.

Stalingrado fue la tumba del fascismo alemán. Gloria eterna a los héroes antifascistas del Ejército Rojo y del pueblo de la Unión Soviética.

Comisión de Propaganda y Comunicación del Comité Nacional Antifascista
Caracas - Venezuela

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".