¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

sábado, 12 de enero de 2013

Historia: 1945 Operación Vístula-Oder liberación de Polonia

La operación Vístrula-Oder es una de
las ofensivas de mayor magnitud
en la historia humana
Caracas, ene 2013. Voz Proletaria, VP.- El 12 de enero de 1945, se llevó a cabo una de las batallas más importantes y de mayor envergadura en la historia de la humanidad. La operación Vístula-Oder, en el marco de la Segunda Guerra Mundial enfrentó a las tropas soviéticas de los mariscales Kónev y Shukhoi contra las poderosas hordas nazi-fascistas de la Alemania hitleriana.

La liberación de Polonia fue el resultado de la campaña del verano-otoño de 1944 y de la campaña definitiva que estaban llevando a cabo en Europa en 1945 las fuerzas armadas de la Unión Soviética para liberar a la humanidad del nazi-fascismo hitleriano y sus pretensiones de imponer un "nuevo orden" de superioridad racial y esclavitud en todo el planeta.

La campaña en Polonia, fue una epopeya que puede dividirse convencionalmente en dos etapas. En la primera (Junio-agosto de 1944), se llevaron a cabo las operaciones ofensivas de Bielorrusia y Lvov-Sandomir, que acabarían por liberar el territorio polaco situado al Este de los ríos Vístula y Narew. Las tropas soviéticas se hicieron fuertes en las plazas de armas que habían establecido en las orillas de estos dos ríos.

En la segunda etapa (enero-mayo de 1945), se llevaron a buen término las acciones ofensivas en las direcciones Vístula-Oder, Prusia Oriental, Pormerania Oriental, Cárpatos Occidentales, Alta y Baja Silesia, Berlín y Praga, culminándose con ello la liberación de todo el territorio polaco.

El gobierno burgués de Polonia, rechazó la ayuda militar que en 1939 le ofrecía la Unión Soviética ante una inminente agresión alemana y la calificó de "colonialista". En septiembre de ese mismo año, Hitler lanza sus huestes contra el pueblo polaco. Las ciudades fueron reducidas a escombros y comenzó un genocidio espeluznante contra la población civil, el gobierno huyó a Inglaterra desde donde llevaría a cabo "la resistencia".

Pero "la resistencia" no rendía frutos, el gobierno en el exilio no podía manejar la situación y los pocos grupos voluntarios eran aplastados por los nazis sin mayores dificultades. Al mismo tiempo, los comunistas polacos formaron un poderoso ejército guerrillero. Sin embargo el poder del enemigo seguía intacto y la matanza de civiles en campos de concentración como Auschwitz, se aceleraba. Stalin envía una carta al gobierno de Polonia en el exilio a comienzos de 1944 pidiendo permiso para intervenir, pero este gobierno rabiosamente anticomunista se niega tildando a Stalin de tener pretensiones anexionistas y "zaristas".

Pero no había tiempo que perder, la negativa del gobierno polaco en el exilio era criminal y alargaba los sufrimientos del pueblo. La Unión Soviética anuncia públicamente que desconoce el gobierno del exilio y firma un tratado con las guerrillas en la ciudad de Chelm. Se instituyó el Comité Polaco de Liberación Nacional. El Comité lanzó un manifiesto que proclamaba la creación de un Estado nuevo, un Estado Popular. Financiado en armamento y logística por la Unión Soviética, el Ejército Guerrillero tuvo gran aceptación por parte de la población y a él se unieron miles y miles de obreros, campesinos, patriotas que empezaron a combatir con éxitos hombro con hombro junto al Ejército Rojo a las hordas fascistas.

La reacción de gobierno en el exilio fue histérica, en una rueda de prensa anunció "la era del desastre para su pueblo con la entrada de los comunistas", como si fuera preferible para él la ocupación nazi. Los aliados en un principio condenaron la intervención de la URSS en Polonia.

Mariscal Zhukov
Sin embargo, ante una contraofensiva de los nazis en las Ardenas (Francia), Inglaterra y Estados Unidos perdieron posiciones y fueron literalmente aplastados. Ante el temor de ser barridos y expulsados de Francia por los nazis, los aliados pidieron a Stalin que acelerara la liberación de Polonia con el objeto que los nazis se vieran obligados a trasladar más tropas al frente oriental y soltaran el cuello a los aliados. Ante esto Stalin le comentaría a Shukov "es una muy diplomática forma de decir: auxilio."

Fue así como la gran operación Vístula-Oder, inicialmente planificada para el 20 de enero, fue cambiada para el día 6 de enero de 1945, ante la desesperada pedida de auxilio de los aliados a Stalin. Esta ofensiva no fue la única en territorio polaco, hubo incontables batallas importantes y de grandes magnitudes, pero esta fue la decisiva.

La Operación Vístula-Oder tenía como protagonistas a las tropas del 1er Frente Bielorruso a las órdenes del Mariscal Shukov y del 1er Frente Ucraniano encabezadas por el Mariscal Kónev y articulados por José Stalin desde Moscú.

Entre el Vístula y el Oder el mando fascista de la Wehrmacht había creado un potente sistema defensivo, compuesto por siete líneas y múltiples franjas y posiciones, con una profundidad total de hasta 500 kilómetros. En un frente que se extendía desde Varsovia a Jaslo mantenían la defensa el grueso de las fuerzas del Grupo de ejércitos "A". Una buena parte de los efectivos fascistas, se situaban frente a las plazas de armas que los soviéticos habían creado en Magnuszew, Pulawy y Sandomir.

Stalin comunicó a Shukov y Kónev que dirigieran fuertes ataques frontales en las direcciones de Poznan y Breslau con el grueso de las fuerzas de ambos ejércitos con el objeto de romper las defensas en toda profundidad, desarticular las agrupaciones adversarias y rematarlas por partes. Así se realizó y después de días de enfrentamiento, el 17 de enero de 1945, unidades móviles rompieron la defensa fascista y el grueso del Grupo de ejércitos "A" hitlerianos fueron exterminados. Las agrupaciones guerrilleras del Comité polaco de Liberación Nacional se encargaban de rematar a los pequeños grupos nazis en retirada.

Ese mismo día, el Ejército Rojo entraba en Varsovia (capital de Polonia) junto a unidades del 1er Ejército de las recién creadas Fuerzas Armadas de Polonia. Refiriéndose a la amistad combativa de los soldados soviéticos y polacos, sellada con sangre derramada en común durante esta guerra de liberación, el comandante del Ejército polaco Poplawski escribió: "el pueblo veía en los soviéticos a héroes libertadores."

El pueblo se lanzó a las calles a recibir a los comunistas que liberaron la patria del fascismo hitleriano. En una gigantesca valla se leía: "Habéis salvado nuestra patria y nuestras vidas. Recibid un agradecimiento infinito de nuestra parte". La primera declaración del Comité Polaco de Liberación desde el Poder fue en agradecimiento al Ejército Rojo y de desprecio hacia los aliados y al ex-gobierno en el exilio: "Salvaron al pueblo polaco del exterminio y fue la premisa fundamental en la conquista de la independencia".

El 17 de enero fue proclamado día de fiesta nacional. Los trabajadores y el pueblo explotado de Polonia jamás han olvidado el enorme heroísmo de los soviéticos, quienes perdieron en Polonia más de 600 mil soldados.

A finales de los años 1980 tras el derrumbamiento de la URSS, también Polonia sucumbió ante la traición. Una campaña reaccionaria y anticomunista dirigida por fascistas, el imperialismo y la iglesia católica encabezada por un rabioso anticomunista llamado Karol Wojtila (en ese momento Papa Juan Pablo II), lograron derrumbar el Estado Popular y convertir a Polonia en una marioneta del capital.

El 17 de enero como día de fiesta nacional fue suprimido y la liberación y el fraternal apoyo de la URSS en la liberación, es calificado de invasión y genocidio. Las masacres como Katyn, donde murieron 14 mil oficiales polacos, perpetrada por los Nazis y admitida por Goebbels, son atribuídas a la Unión Soviética y en lo personal a su líder Stalin. El nacionalismo desenfrenado bulle en grupos neonazis de Polonia y en su actual gobierno, que ha llegado a afirmar que fue peor la "invasión rusa" que la ocupación nazi. Incluso, en 2010, se introdujo el artículo 210 al código penal que prohibía usar el símbolo comunista de la hoz y el martillo so pena de prisión. (El artículo fue derogado posteriormente).

Comunistas polacos conmemoran
el día de la liberación
Sin embargo, a pesar del nacionalismo y del anticomunismo patrocinado por el Estado y los medios, todos los 17 de enero, marchan centenares de obreros, campesinos, artistas, intelectuales, estudiantes y patriotas por las calles de Varsovia recordando que deben su vida a la nación más solidaria que ha existido en la historia de la humanidad, la Unión Soviética. Las flores llenan los pocos monumentos a los héroes soviéticos (que no han sido derribados por los neonazis o el Estado), en una muestra de agradecimientos y hermandad.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".