¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Un día como hoy en 1820 nace Federico Engels

Uno de los más importantes luchadores y maestros del proletariado mundial, plasmó la importancia de darle carácter científico al socialismo para hacerlo real

Federico Engels, uno de los cerebros más brillantes de la humanidad
 Caracas, nov 2012. Voz Proletaria, VP.- Hace 192 años, nació en la ciudad de Barmen, provincia renana del reino de Prusia (Alemania) uno de los revolucionarios más brillantes que ha conocido la humanidad, el gran maestro del proletariado mundial Federico Engels. Este revolucionario fue el científico más importante en el transito del capitalismo pre-monopolista al imperialismo.

 La obra de Federico Engels, a pesar que no es tan famosa como la de Marx o Lenin, no es menos importante para el desarrollo de la lucha revolucionaria, más aun, es una de la que más odio despierta a los representantes de la reacción y la burguesía. Para tener una idea de la importancia de Engels para el socialismo mundial, cabe mencionar que es coautor junto a Marx de El Manifiesto del Partido Comunista, La Sagrada Familia, La Ideología Alemana, El Capital, entre otras importantes obras científicas que marcaron e iluminaron la época de la caída del capitalismo.

 Por otra parte, en su gran manantial, las obras de Engels son de inapreciable importancia, El Papel del Trabajo en la Transformación del Mono en Hombre, Anti-Duhring, El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado, Dialéctica de la Naturaleza, Contribución al Problema de la Vivienda, Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, Situación de la Clase Obrera en Inglaterra, entre otras.

 Del libro Anti-Duhring, se desprende un importante capítulo que fue separado del mismo y enriquecido por el mismo Engels para publicarlo como folleto aparte, ese libro es conocido como Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico, el mismo, ha despertado la ira y el desprecio hacia Engels de parte de los reformistas actuales que no soportan la idea de romper con el capitalismo; igualmente con Dialéctica de la Naturaleza, que ha sido despreciado por reformistas que no soportan la idea del estudio científico del mundo.

 Los estudios científicos de Engels son reconocidos por muchos. Por ejemplo, a mediados del siglo XX, Stephen Jay Gould, biólogo norteamericano se burlaba de la ciencia en los Estados Unidos, que buscaba al "eslabón perdido" para demostrar que el hombre evolucionó del mono. Ese planteamiento mecánico resultaba infantil para Gould, que a fin de cuentas se atrevió a decir "hemos perdido 150 años buscando un eslabón perdido que nunca hallaremos", terminó reivindicando a Engels y la teoría científica del trabajo como medio de conversión dialéctico del mono en hombre.

 La mordacidad, la sátira y el tono burlón de las obras de Federico Engels contra sus oponentes es todo un arte. Los actuales portadores de un "nuevo socialismo adaptado a nuestros tiempos", ya existían para ese entonces y fueron ridiculizados por Engels en decenas de ocasiones, quien ponía al descubierto la inviabilidad y el carácter vacío de unas teorías que, a pesar de todo, para muchos reformistas de hoy siguen siendo "novedad".

 Uno de los casos más notables en nuestro país, es con el filósofo Ludovico Silva, quién se encargó de desprestigiar la obra de Engels, acusándolo (sin base) de positivista y de haber distorsionado la obra de Marx que según Silva "era el materialismo histórico y el análisis económico", pero que jamás se había planteado estudiar la filosofía, la naturaleza y el mundo material, como si Marx nunca hubiera colaborado con sus concejos con el Anti-Duhring o como si Marx no hubiera sido el principal recolector de datos para El Papel del Trabajo en la Transformación del Mono en Hombre.

 En la obra Contribución al Problema de la Vivienda, Engels da una importante solución que es recogida con mucho entusiasmo por Lenin en su gran libro El Estado y la Revolución. Parte de este planteamiento lo expusimos desde el Movimiento Gayoens en un artículo titulado "Situación de los damnificados" (Ver artículo: http://bit.ly/ijoiMM), allí se dice:

Sabido es que dentro del sistema capitalista, la planificación de los espacios urbanos está distribuida para que el centro de la ciudad sea propiedad de los capitalistas, para construir centros comerciales, edificios de negocios, etc. Paralelamente, los proletarios son lanzados a la periferia de la ciudad. Esto explica la existencia de los grandes cordones o anillos de miseria en todas las poblaciones de América Latina y el mundo. Las pocas casas y espacios habitables dentro del casco de la ciudad son tan costosos que sólo pueden ser compradas por los burgueses.

Esto no es casual, sino que comenzó en Francia durante el imperio de Luis Bonaparte a mediados del siglo XIX. La estrategia de distribución fue encabezada por el ministro Haussman, quien estructuró el plan de "ciudad como mercado" que actualmente conocemos. Este plan ha resultado tan fructífero para la burguesía que lo ha impuesto a gran escala en todo el planeta.

Por tal motivo, el problema de la vivienda es un negocio más en el capitalismo. Dentro de este sistema semejante problema es irresoluble, sin embargo, un gobierno socialista debe plantearse la destrucción del capitalismo para solucionar entre muchos problemas el problema habitacional. Federico Engels en su libro Contribución al problema de la vivienda nos dice unas palabras que hoy tienen más vigencia que nunca: “…Lo cierto, sin embargo, es que ya hoy existen en las grandes ciudades edificios suficientes para remediar enseguida, si se les diese un empleo racional, toda verdadera penuria de vivienda. Esto sólo puede lograrse naturalmente, expropiando a los actuales poseedores y alojando en sus casas a los trabajadores que carecen de vivienda o que viven hacinados”.

 El problema de la vivienda es analizado en esta obra de manera magistral y con una rigurosidad científica extraordinaria. En cuanto al negocio que para los capitalistas significa la vivienda, Engels habla de la reducción de costos y la construcción mínima posible, para que aumenten los precios y dar mayor ganancia a costa del sufrimiento de millones de personas que padecen por viviendas.

 Pero Federico Engels, no fue sólo un gran teórico del Socialismo, sino un gran luchador activo en la práctica. Fue uno de los principales líderes de la I y II Internacional y su activismo es plenamente reconocido hasta por sus más rencorosos enemigos.

 Recomendamos estudiar la obra de este gran maestro del Proletariado mundial, sin el análisis de los planteamientos de Engels, no podemos siquiera pensar seriamente en un programa socialista, la obra de Engels complementa a la de Marx y viceversa, está claro que sin Engels, el movimiento revolucionario retrocedería nuevamente a sus inicios.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".