¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

lunes, 2 de abril de 2012

Los trabajadores españoles hemos ganado la primera batalla. Éxito de la huelga general del 29 de marzo.

Aunque algunas ciudades españolas aparecieron ocupadas por la policía, con escenas que recordaban un estado de guerra, los trabajadores no se han dejado atemorizar

   Desde que los sindicatos mayoritarios de España --Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores-- convocaron la Huelga General para protestar activamente contra la reforma laboral impuesta por el gobierno del Partido Popular presidido por Mariano Rajoy, la derecha española, que cuenta con poderosos medios de comunicación, ha intentado criminalizar a los sindicatos, acusando a los sindicalistas de ser unos vagos que viven a costa de los trabajadores. Pero la clase obrera no se deja engañar fácilmente y es consciente de que este discurso antisindical forma parte de una amplia maniobra de la oligarquía para destruir las organizaciones sindicales, que constituyen una pieza fundamental en la lucha contra el capital.

   Aunque algunas ciudades españolas aparecieron ocupadas por la policía, con escenas que recordaban un estado de guerra, los trabajadores no se han dejado atemorizar y han ejercido masivamente su derecho a la huelga. En los principales sectores industriales el paro ha alcanzado el 75% de los asalariados y la caída del consumo de electricidad en un 24% indica con claridad que la huelga ha tenido una considerable incidencia. Los polígonos industriales, los puertos, las escuelas e Institutos, las Universidades y el transporte han seguido masivamente la huelga. Más de 10 millones de trabajadores han parado

   El mismo día 29, a las 18,30 horas, se celebró en Madrid una manifestación que congregó a 500.000 personas. Marchas multitudinarias se han desarrollado en las principales ciudades del país, demostrando el rechazo social a una reforma laboral que deja a los trabajadores a merced de los empresarios y configura un modelo de relaciones laborales en el que los obreros se convierten en un nuevo tipo de esclavos.

   España, como Grecia, Portugal y otros países de la Unión Europa, ya no es una nación soberana, sino un Estado sometido bárbaramente a los dictados del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el gobierno alemán. El gobierno del Partido Popular no es más que un lacayo del gran capital, dispuesto a sacrificar al pueblo español para servir a los intereses de la banca y a lo que eufemísticamente denomina los mercados.

   Los trabajadores españoles no nos vamos a rendir, nadie nos pondrá de rodillas, lucharemos como ya hicimos en otras ocasiones. Sabemos que no estamos solos, que contamos con la solidaridad de todos los pueblos y, en especial de los hombres y mujeres de América Latina.

   Queremos denunciar ante la opinión pública mundial que numerosos trabajadores han sido amenazados por los empresarios con el despido si secundaban la jornada de huelga. En España hay terrorismo patronal y los derechos reconocidos en la Constitución están conculcados en la práctica.

   Este es el comienzo de una guerra larga para mantener los derechos sociales, la sanidad y la enseñanza públicas; para evitar que la crisis capitalista, ocasionada por la especulación financiera, la paguen las clases populares.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".