¡Combatientes por el socialismo científico!

Fortaleciendo la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista // Voz Proletaria, la voz del proletariado venezolano

miércoles, 3 de agosto de 2011

Combatiendo al oscurantismo

Crítica marxista-leninista a la reaccionaria y anticientífica teoría de la “expansión del universo”

    Caracas, Ago 2011. Voz Proletaria. VP.-  La teoría idealista de la “expansión del universo” constituye uno de los intentos realizados para refutar la idea de la infinitud del espacio, del mundo. Las observaciones astronómicas han demostrado que en los espectros de las nebulosas situadas fuera de los límites de nuestra galaxia existe cierta desviación hacia las ondas de menor longitud (fenómeno conocido como el desplazamiento hacia el rojo) Este desplazamiento en los espectros se produce, particularmente, en virtud de que la fuente de luz y el instrumento que la perciben se alejan mutuamente, a cierta velocidad. 

     Pero hay que agregar a ello que cuanto mayor es la velocidad en que se alejan la luz y el instrumento, tanto más aumenta el desplazamiento en el espectro. La magnitud de este desplazamiento permite apreciar la velocidad a que se mueve la fuente luminosa con relación al instrumento receptor. Y puesto que no se ha encontrado otra explicación al fenómeno del desplazamiento hacia el rojo en los espectros, los hombres de ciencia se inclinan a explicarlo por el alejamiento de las nebulosas respecto del centro de nuestra galaxia con la particularidad de que la velocidad a que se aleja una de ellas se considera aproximadamente proporcional a la distancia que la separa de la Tierra. Así, pues, cuanto más lejos se halle una nebulosa, con tanta mayor rapidez se alejará. 

     Partiendo de este hecho, los científicos idealistas, han llegado a la conclusión de que alguna vez el universo entero estuvo concentrado en un volumen limitado, extraordinariamente pequeño, en una especie de “átomo primigenio”; pero que en otro momento el universo empezó súbitamente a expandirse, a la par que comenzaba también la “expansión del espacio”, que al principio era infinitamente pequeño. Y a todo esto añaden la afirmación de que el “átomo primigenio” fue creado por alguna “idea absoluta”, “demiurgos” o “dioses” y que por designio de estos comenzó también a expandirse. 

     La teoría de la “expansión del universo” o del “espacio en expansión” es una teoría reaccionaria, abiertamente fideísta, que no resiste la crítica, pues, en primer lugar, no hay ninguna razón para identificar el conjunto de nebulosas extragalácticas observadas por nosotros con el universo en general, ya que dichas nebulosas no son más que una pequeña parte del universo; en segundo lugar, no existe motivo alguno para suponer que todas las nebulosas extragalácticas se mueven en todas partes de modo análogo, es decir, hacia el “centro”, y que no halla otras nebulosas extragalácticas que se muevan en dirección opuesta o que posean movimientos aún más complejos. 

     En tercer lugar, no hay fundamento alguno para suponer que el movimiento de las nebulosas sea siempre el mismo, incluso en la región del universo observada por nosotros. Por tanto, no podemos admitir que un fenómeno local, que sólo se da en una región muy limitada del universo y que no se observa más que en un período de tiempo relativamente insignificante, sea una ley general del universo infinito. Por otra parte, la explicación del desplazamiento hacia el rojo de las nebulosas por el alejamiento de ellas no puede reputarse, propiamente hablando, como la única posible, ya que pueden descubrirse también otros factores capaces de provocar el mismo efecto. 

     Por lo tanto, la teoría de la “expansión del universo” no es de ninguna manera una teoría científica. Esta teoría no ha podido quebrantar la tesis probadamente científica de que el universo es infinito en el espacio y en el tiempo.

Caracas - Venezuela.

0 Deja tus comentarios :

Publicar un comentario

Prensa Libre

"La función de la prensa es ser el perro de guardia, el denunciante incansable de los opresores, el ojo omnipresente y la desembocadura del espíritu omnipresente de las personas que guardan celosamente su libertad. [...] El deber de la prensa es tomar palabra por los oprimidos en torno a ella. [...] El primer deber de la prensa es socavar los cimientos del sistema político existente ".